SEAT intensifica su lavado de imagen

Share on Facebook0Tweet about this on Twitter0Share on Google+0

Manoli SEAT
¡Toma pelotazo! SEAT ha elegido el Día Internacional de la Mujer para anotarse un punto de cara a la galería. Como la decisión de llevarse el Audi Q3 a Hungría para traer el Audi A1 a Martorell ha sentado como una patada en los mismísimos, la firma española ha distribuido una de esas notas de prensa que raramente se publican si no hay un incentivo económico detrás.

Nada volverá a ser como antes

Nosotros la publicamos sin recibir ni un solo euro a cambio, porque de hecho no vamos a ensalzar los valores de la empresa del Grupo VAG. Vamos a criticar los movimientos que están produciéndose en los últimos años, y que no hacen otra cosa que manchar la imagen de una compañía que poco o nada conserva de sus inicios.

El dinero está por delante de las personas

La competitividad del mercado ha endurecido el corazón de los directivos de SEAT, que ya no piensan en los trabajadores como lo hacían antaño, sino que están dispuestos a trasladar su producción a la Conchinchina si con ello logran reducir los costes de producción.

Lo más decepcionante de todo es que España tampoco está en la mejor de las ligas en lo que a remuneración se refiere, así que no debe ser nada fácil digerir eso de que se llevan la producción a otra parte para recortar gastos. A este paso se la llevarán por completo al sudeste asiático, donde igual ya están formando a las nuevas generaciones para que aprendan a fabricar coches con la misma maestría y velocidad que cosen la ropa. Y cuidado porque esto no solo salpica a SEAT, sino que incumbe a todos los fabricantes que no se dedican al segmento del lujo y se mueven en márgenes más reducidos.

SEAT martorell

La fuga del Q3 hará mucho daño

El Q3 estaba funcionando a las mil maravillas en Martorell. Dijeron que aquí habíamos cumplido con los estándares de calidad para contribuir al éxito del SUV más pequeño de la compañía hasta que se empiece a vender el Audi Q2. ¿Y cuál ha sido el premio? Llevárselo a Hungría en 2018 para traer el Audi A1, un coche difícil de vender y que requiere menos horas de trabajo por unidad. ¿En qué se traduce eso? En que habrá despidos. Despidos que se podrían evitar fabricando el nuevo SEAT Ateca en Martorell, pero han decidido montarlo en la República Checa por razones que desconozco.

Manoli, una empleada en peligro de extinción

Como eso es muy feo y no interesa que circule por Internet, lo que han hecho ha sido preparar un vídeo con una tal Manoli Arjona como protagonista. Se trata de una mujer que lleva 40 años trabajando en Martorell, concretamente desde que abandonó la Zona Franca con 17 años para pasar por distintos departamentos como el de logística, el comercial o el de montaje, que es donde empezó a ganarse la vida. Está muy contenta con SEAT y estoy convencido de que habrá más gente agradecida como ella, pero no se puede negar que la nota de prensa desprende un tufo desagradable:

No es fácil ser madre de tres hijos y desarrollar un puesto de mi responsabilidad, pero lo he podido hacer. Después de 40 años puedo decir que lo he dado todo por SEAT, y al mismo tiempo siento realmente que SEAT lo ha dado todo por mí.

Invito a los trabajadores de SEAT a dejar un comentario en este artículo para que sepamos si la vida es tan maravillosa en Martorell y en la Zona Franca. Igual estoy muy equivocado…

Artículo recomendado: SEAT pelea por fabricar más modelos en Martorell

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *