Renault admite haberse equivocado con el Laguna


De una vez por todas, la marca reconoce abiertamente que el Laguna de tercera generación, con y sin el último restyling, ha tenido un impacto negativo en las ventas, después de debutar como una berlina de éxito formidable en 1994. Esto enlaza directamente con los cambios que van a experimentar la Espace, la Scénic y el mismo Laguna en algún momento no concretado entre el 2014 y el 2015.

El ‘mea culpa’ lo ha entonado el jefe de operaciones en Renaul, Carlos Tavares, que culpa de todos los males del Laguna a una elección de diseño totalmente errónea. Por motores y equipamientos, es un coche que desde luego merecía seguir arriba. Cuenta incluso con una opción de cuatro ruedas direccionales (imagen de abajo), una implementación tecnológica que podría desbancar por dinámica a muchos oponentes. Sin embargo, la carrocería familiar y la coupé han tenido una acogida más cálida que la berlina con portón, que supuestamente es la que debería aunar el máximo de las ventas.

Tavares dice que el diseño es blando, poco fuerte, demasiado templado. Y no se la van a jugar más. Doblan la apuesta con el cruce entre monovolumen y crossover de la próxima Espace, y dejan en vilo la futura silueta de la Scénic.

Zagas “extrañas”

Del conjunto del diseño del Laguna, lo que más disgusta a Tavares es la zaga, a la que él se refiere como “un poco extraña”. Es un tanto contradictorio que la opinión que más circula por internet mencione un frontal poco afortunado, mientras que la parte trasera ha ganado más amigos que no enemigos. Renault ha de pensar bien el próximo movimiento y recolectar más datos de sus clientes y de gente que opina en blogs.

Para el Laguna Mark IV 2014-15, Carlos Tavares ha apuntado lo siguiente

Tenemos que continuar trabajando en el atractivo. Si miras los nuevos modelos, el Zoe, el Captur, el Clio… Entonces entenderás a lo que me refiero. Se trata de tener carácter sin volvernos extraños.

Palabras en exceso volubles, indefinidas. Demasiadas abstracciones. Si se refiere a los frontales del Captur o del Clio, en mi opinión, van por buen camino. Pero vamos a ver lo que ellos entienden como “carácter sin volvernos extraños” para el lateral y la parte trasera del Laguna. Ganarle otra vez terreno a otros depredadores del segmento D como el Mondeo costará lo suyo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *