Reestructuración profunda en Opel: cuando llevas perdidos 17 billones de dólares


Hace días que venimos comentándolo. El gobierno francés presiona a PSA para que el acuerdo de colaboración que existe con General Motors pase a ser algo más serio, y que PSA compre de forma definitiva Opel. Los directivos de la histórica filial germana de GM, a pesar de todo, no dan su brazo a torcer, y cada día se destapan más detalles sobre los planes inmediatos de la marca del rayo. Si no se ponen manos a la obra, el futuro de Opel/Vauxhall se augura tenebroso.

Desde 1999 hasta hoy, GM dice que ha perdido en Europa 17,3 billones de dólares, pero en Opel creen que se puede invertir la tendencia de aquí al 2015. Tienen un par de años para darle la vuelta al calcetín. La empresa es arriesgada pero no imposible.

Para empezar, la estrategia es una ofensiva de lo más agresiva hasta el 2016. Han de salir al mercado 23 modelos y 13 motores nuevos. Como habéis visto en un artículo reciente, la puja es por la gasolina y el diesel. No veremos más proyectos como el Ampera.


Los dos primeros que ya han visto la luz y que forman parte del plan de ataque son el Adam y el descapotable Opel Cabrio, que abandona en su nueva reencarnación el techo duro retráctil y el nombre de Astra. Ya he dado mi opinión anteriormente sobre el Adam; demasiado caro y además salido del horno antes de que terminara su cocción, pues los motores que le pueden dar pedigrí aún no están disponibles y llegarán en una segunda fase de comercialización.

Fábricas y exportaciones

Lo siguiente es una reestructuración multi-billonaria que ha de servir para relocalizar sus plantas. Se van a cerrar fábricas y se van a crear otras nuevas en mercados emergentes y en otros donde Opel jamás había puesto un pie: verbigracia, una nueva planta en Australia. Esto persigue un doble efecto: reducción de costes y darle un empujón a las exportaciones. Me pregunto qué hará la automoción cuando ya no haya sitios donde exportar coches.

Opel no quiere ser absorbida por los franceses, pero sí formar una alianza. De ella quieren sacar un monovolumen compacto nuevo para Opel (siguiente generación del Zafira) y derivarlo en un crossover para Peugeot. Asimismo, buscan otro monovolumen pero utilitario (siguiente generación del Meriva), y tener un hermano gemelo de éste en Citroën. Lo más urgente, de todas maneras, es la actualización de la plataforma para coches más pequeños, que se traducirán en las próximas generaciones de Corsa, C3 y 208.

Opel tiene 151 de historia a sus espaldas. No van a tirar la toalla… De momento.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *