Los radares de la DGT podrían llevar 20 años poniendo multas injustas


La asociación en defensa de los conductores Automovilistas Europeos Asociados (AEA) afirma por medio de su presidente, Mario Arnaldo, que la Dirección General de Tráfico aprovecha de forma fraudulenta los márgenes de error en los radares que miden la velocidad de los vehículos en carretera.

La AEA pide que todos los expedientes intervenidos con sanciones por exceso de velocidad mediante la norma UNE 26444 (elaborada por AENOR en 1992), deben ser revisados y cancelados por el Ministerio del Interior debido a que responden a la aplicación de una norma obsoleta.

En respuesta a estas acusaciones, la DGT argumenta en su defensa que dichos márgenes de error se registran siempre por encima del 10% de velocidad superada.

Miles de afectados por errores en los radares

En palabras de la Asociación de conductores, esta legislación afecta a miles de personas denunciadas por Tráfico en concepto de exceso de velocidad, y que por lo tanto “todas las sanciones podrían anularse” por “establecer márgenes de error muy inferiores a los de los reglamentos vigentes”.


Los acusados se apoyan en que los instrumentos de medición de la velocidad, la defensa de la seguridad y de los intereses económicos de los consumidores han sido fechados en 2006 como punto primordial por una Orden del Ministerio de Industria. Esta norma choca con la aplicación que realiza la DGT, que ha seguido implementando radares con desfases de 3 kilómetros en la velocidad del vehículo en radares fijos, y hasta 7 km en radares móviles.

Mario Arnaldo, presidente de AEA, denuncia esta forma de actuación porque en conformidad con la ley “es a la Fiscalía General del Estado a quien corresponde sancionar los excesos de velocidad” y no a la Jefatura de Tráfico del Estado, ya que este último admite que en caso de ausencia de datos en el vehículo afectado “se utilizará el máximo porcentaje de error contemplado en la norma”.

Además, añade que “desde que la Ley de Seguridad Vial comenzara en mayo de 2010, en cientos de miles de sanciones la DGT no se está aplicando ningún margen de error y sin embargo, están imponiendo sanciones por encima de los que marca la ley” y que una valoración equivocada puede implicar sanciones tan graves para el conductor como la aplicación del Código Penal.

Precedentes en Bélgica

Existen precedentes en Europa, concretamente en Bélgica, donde los tribunales han anulado con vehemencia todas estas sanciones de exceso de velocidad ya que “no existe infracción si la prueba legal está ligada a una norma derogada”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *