La polémica de los peajes


Ya lo decía Barón Rojo en su canción “Son como hormigas” en el año 1982, en esa letra que proclamaba “mañana pagarás por tu aparcamiento, pasado pagarás por cualquier invento”. Acertaron por completo, y es que debe haber algún heavy entre el gobierno, porque los españoles hace mucho que pagamos por aparcar. Sin embargo, el afán recaudatorio no se queda ahí y los conductores volvemos a ser el centro de atención, aunque esta vez no del gobierno, sino de la ASETA (Asociación Concesionaria de Autopistas de Peaje).

Y menos mal que a los Hermanos Castro no se les ocurrió cantar que nos iban a obligar a pagar por respirar, porque seguro que a algún lumbreras se la iluminaba la bombilla. El caso es que la ASETA ha mostrado su opinión, o más bien su exigencia, de que lo que hasta ahora eran autopistas gratuitas, deben ser de peaje, bajo el argumento de que esto podría suponer unos ingresos de hasta 10.000 millones de euros al año para las arcas del Estado. Lo que no comentan es cuánto nos costaría esto, otra vez, a cada uno de los españoles.

El Gobierno lo niega


No es ningún secreto que el Gobierno ha estado estudiando la imposición de pequeños peajes en todas las autopistas, unas cuotas más pequeñas que suavizarían la impresión inicial de los conductores. Hace unos días, la Ministra de Fomento, Ana Pastor, afirmó que la medida no se llevaría a cabo pero, viendo las mentiras y manipulaciones a las que nos someten día sí y día también los políticos, no me extrañaría que esta negativa se convirtiera a corto o medio plazo en un “a los españoles no les queda otro remedio que hacer el esfuerzo”.

Según la ASETA, el mantenimiento de las actuales redes de autopistas y de las que se construyan en el futuro no será posible sin que todas se conviertan en redes de peaje. Y como invita la casa, esto es, los ciudadanos, pues barra libre para todos. Al tiempo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *