Peugeot Quartz, un prototipo catalogado como crossover deportivo

Peugeot Quartz prototipo
Peugeot tiene una agradable sorpresa preparada para el Salón del Automóvil de París que arrancará el próximo 2 de octubre. Se llama Peugeot Quartz y por el momento no es más que un prototipo que busca convertirse en un crossover distinto a los que conocemos hasta ahora. Es una mezcla de SUV y coupé que también ha tomado como prestados algunos rasgos de las berlinas más modernas. Es, por tanto, un popurrí que trata de contentar a los más indecisos, a los que todavía no saben qué tipo de coche quieren.

Piedra de basalto como toque distintivo

Lo han fabricado utilizando la plataforma EMP2 y lo más estrambótico de todo es que emplea materiales que hasta la fecha eran desconocidos para la industria automovilística. Me refiero a la piedra de basalto que podemos encontrar en la consola central, donde se exhibe en bruto para que contraste con el resto de materiales empleados.

Peugeot Quartz prototipo 2
Mide 4,50 metros de largo, tiene unos voladizos muy cortos para aprovechar al máximo el espacio para los pasajeros y sus llantas de aluminio son de 23 pulgadas. Hace 2,06 metros de ancho, monta unos neumáticos de 305 mm de ancho y no le faltan módulos ópticos LED. En el techo acristalado encontramos dos alerones que aparecen para ganar apoyo aerodinámico y marcan el punto exacto donde se diferencian los dos colores que aparecen en la carrocería del Quartz, que por cierto debe su nombre a la combinación de fuerza y ligereza que han buscado a la hora de concebirlo.

Mecánica híbrida

Es híbrido y entrega 500 CV de potencia. El motor térmico es un 1.6 THP de 270 CV y 330 Nm, mientras que los eléctricos, repartidos en cada eje aportan su granito de arena con sus 85 kW. Son 50 CV de autonomía los que aportan y la batería, que es de 400 V, se recarga en marcha en las fases de desaceleración y en parado enchufado a una toma de corriente convencional.

Peugeot Quartz prototipo 3

Modos de conducción

Dispone de tres modos de conducción: ZEV, Route y Race. El ZEV es el modo exclusivamente eléctrico y permite recorrer 50 kilómetros. El Route pone en funcionamiento el motor eléctrico delantero y el térmico para que funcionen a la vez. Y por último, el Race pone en funcionamiento los tres motores para lograr el máximo rendimiento posible.

El Quartz viene equipado con un eje delantero McPherson específico y un eje trasero multibrazo que da cabida al motor eléctrico. La suspensión es neumática y puede hacer que la distancia respecto al suelo oscile entre los 300 y los 350 milímetros. En el interior, el Peugeot i-Cockpit orientado al conductor e inspirado en el mundo de la competición por los múltiples mandos que incorpora.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *