Obligación a pagar la multa de tráfico


Ya hemos contado las formas legales que existen para no tener que pagar una multa de tráfico. Sin embargo, en algunos casos es imposible librarse de pagar las sanciones. No te libras de la multa si…

1. Te ponen una multa por aparcar mal.
Si firma la multa un policía municipal o un agente, su palabra prevalecerá. Por eso, sólo recurrirás con éxito estas multas si tienen defectos como un error en la matrícula del vehículo, en la ubicación del lugar de la sanción, o el agente no ratifica su versión de los hechos.

2. Dejas el coche en doble fila o en un vado.
Cuando dejas el coche estacionado en un lugar que no se puede, las posibilidades de ser multado son muy altas. En este caso sólo merece la pena recurrir por defectos de forma: error en la matrícula, en la ubicación de la señal, también puedes mirar si se indica mal el nombre de la calle o se cita donde no existe señal de prohibición.

3. Te pilla un radar
En este caso, siempre debes solicitar como prueba la foto del radar que te incrimina y comprobar que salga la fecha, la hora y la velocidad, luego que esos datos coinciden con la de la sanción que te llega, si algo está mal podrías pedir la nulidad de la multa por un error en los datos. Si en la foto aparecen dos coches, en ese caso tampoco es válida porque puedes alegar que ha sido el otro.

4. Llevas el coche en mal estado o te falta algún papel
No tener pegada en el parabrisas la pegatina de la ITV o llevar una rueda en mal estado está considerado como una sanción leve, pero en muchas ocasiones, los agentes solo advierten del hecho. En caso de sanción, se puede hacer poco, ya que prima la palabra del agente. Revisa el coche siempre antes de salir de viaje.

5. Te multan por hablar por el móvil.
Lo mejor en estos casos es negar lo sucedido y aportar pruebas como la factura del taller donde te instalaron un manos libres, entonces podrás decir que es imposible que tuvieras el móvil en la oreja que por eso tienes el manos libres en funcionamiento.

6. Si en un control de alcoholemia das positivo.
En los controles de alcoholemia los agentes deben hacerte dos test con un intervalo de al menos 10 minutos y siempre deben ofrecerte la posibilidad de realizar un tercer test de alcohol en sangre, pero si das positivo, pagarás tú los costes. Si no cumplen con el procedimiento, podrías recurrir alegando que no se respetaron tus derechos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *