Mercedes Clase A, nuevas versiones de acceso y tracción integral


Asentado ya como el Kraken que emergió del mar para engullirse a los A3 y los Serie 1, el Mercedes Clase A va enseñando cartas y diversificando su oferta, porque ahora mismo, por más corazones que haya conquistado, una gama que empieza casi en 26.000 euros no hay por donde agarrarla. Hay que popularizar un poco el coche y ofrecer precios parejos a sus contendientes, sin olvidar que en la cima de la colina, donde pelean los titanes, también hay que entrar con el cuchillo entre los dientes.

En esa franja más luxury y deportiva, Mercedes anuncia que la tracción 4Matic no será exclusiva para el desorbitado A45 AMG, sino que estará disponible en el A250 con 211 CV de potencia. Se postula así como la opción que suma dinamismo y sensatez. A pesar de todo, el actual A250 pasa de los 37.000 euros. Una vez le apliquen el sobreprecio de la nueva transmisión la cosa se puede ir bastante de madre, ofreciendo una tracción integral y un precio como el de un S3, pero con muchas menos agallas.

Sea como sea, es un plus para la versión SPORT del A250, y que cuaje o fracase va a ser una cuestión de política de precios y de que Mercedes no pierda los papeles.

Los modelos de acceso y la broma cósmica

Por la parte de abajo es donde las arenas están más removidas. El actual gasolina A180 BlueEFFICIENCY da 122 CV, y lo que está por llegar es una urbanita y nada pretenciosa versión que tendría que merodear los 105 CV. Para mover un compacto con tracción delantera no es que haga falta mucho más, pero como siempre el secreto estará en que la tarifa sea accesible y que sus emisiones y consumos lo beneficien en impuestos y economía de manutención.

Lo que me deja impertérrito son los rumores de la publicación francesa L’Automobile Magazine. Según ellos, en el terreno del diesel habría una versión de 90 CV, bastante más austera que la presente A180 CDI BlueEFFICIENCY. Sería la opción más “eco”, porque sumándole toda la tecnología de ahorro blueEFFICIENCY que ya lleva de por sí, esta versión contaría con desarrollos del cambio más largos y ciertos refinamientos aerodinámicos para dejar las emisiones de CO2 por debajo de los 90g/km.

Hasta aquí todo bien, pero esta publicación especula que el bloque motor de este pequeño diesel sería el Renault 1.5 dCi. Y por ahí sí que cuesta pasar, ¿un Mercedes con el mismo motor que un Dacia Logan o un Renault Clio? ¿Y cuánto dinero piensan pedir por ello? Espero que este rumor sea pura euforia francesa o una broma cósmica, porque no tengo nada contra Renault, pero el que paga un Mercedes me imagino que quiere un Mercedes.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *