Mercedes-AMG E 63 Estate: potencia a raudales en formato familiar

Mercedes-AMG-E-63-Estate-7
Da la impresión que, en la tríada alemana, Mercedes siempre rechista la última. La Clase E de quinta generación se presentó en el 2016 y la han dejado en barbecho hasta conocer los movimientos de Audi y de BMW. Dentro de la feria de Ginebra, a la vuelta de marzo del 2017, el grupo Daimler enseña el músculo mecánico de AMG en la Clase E 2017; un coche que, de entrada, debiera estar más por lo señorial que por lo atlético.

El ingenio de ocho cilindros, 4.000 cc. y dos turbocompresores viene de lejos. De facto, lo montan los Clase C 63 y C 63S. Pero, en un año de diferencia, han encontrado la manera de subirle, al redondeo, 100 CV. Con ello, tenemos un Clase E familiar con 571 CV y otro con 612 CV.

Más potente que la competencia

Los 560 CV del BMW Serie 6 Gran Coupé y los 605 CV del Audi RS6 Avant quedan un tanto desvaídos al lado del Mercedes, pero, al volante, está por ver quién rinde mejor; Mercedes aún hace mutis cuando se le pregunta por el peso de este Clase E State AMG C63.

Mercedes-AMG-E-63-Estate-7

Características envidiables

La cuestión de la motricidad está, en principio, configurada en tracción integral y el cambio automático de 9 velocidades, facsímil del Clase C C63 AMG. La caja de cambios es la 9G-Tronic estrenada en el 2013 y que se clasifica dentro de la familia de cambios automáticos por convertidor de par. Presentándose como un 4Matic, hay un modo de trasladar toda la fuerza a las ruedas traseras, un parámetro clasificado como «configuración de derrapaje o deslizamiento» (Drift Mode.)

Durante el primer trimestre del 2017, el E State más nervudo es el E 43 4Matic, con 401 CV de un impulsor 3.0 V6. El precio en España comienza en 93.575 €. Al cierre del año estarán en el catálogo los E 63 y E 63 S. El importe se comunicará después del verano, aunque es predecible que se trence entre los 150.000 € y los 170.000 €.

Mercedes-AMG-E-63-Estate-7

Equipamiento

La distancia entre el E 43 y el E 63, obviando el motor, está en la siguiente relación:

– Sistema de dirección deportiva.
– Asientos deportivos.
– Suspensión regulable.
– Frenos de disco cerámicos en opción.
– Llantas de 19 y 20 pulgadas.
– Labio frontal, faldas laterales y difusor con cuatro salidas de escape.
– Salpicadero, túnel de central e interior de las puertas con detalles en fibra de carbono.

A valoración mía, es un vehículo en el que empapuzar 610 litros de maletas con piedras y que se conduzca igual que si fuera vacío.

Fotos del Mercedes-AMG E 63 Estate

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *