Más de medio millón de Camaro a revisión

Chevrolet Camaro plateado
General Motors acaba de anunciar una llamada a revisión que afecta a más de medio millón de Chevrolet Camaro. En total son 510.000 unidades que se fabricaron entre 2010 y 2014. Se trata de una medida de prevención necesaria, no es una pijada para demostrar que lo primero es la seguridad y el confort de los clientes, aunque los responsables de la marca no han tardado en quitarle hierro al asunto.

Lo que sucede tiene que ver con los airbags, pues éstos no se inflan en caso de impacto frontal si la llave de ignición se mueve hacia la posición de apagado cuando se produce el accidente. Y claro, como te puedes imaginar, eso se traduce en un mayor riesgo de sufrir lesiones importantes o fallecer por muy bien abrochado que esté el cinturón.

Cuatro heridos por culpa de un error grave

Un total de 464.000 Camaro afectados se han vendido en Estados Unidos. Es una cifra importante, pero de momento solo se han registrado tres quejas por accidentes en los que cuatro personas resultaron heridas por culpa de este defecto que van a intentar subsanar en las próximas semanas sin coste alguno para los afectados.

Chevrolet Camaro interior
Jeff Boyer, vicepresidente de General Motors para Seguridad Global, ha querido colocarle una medalla a la compañía declarando que se han enterado gracias a sus protocolos de seguridad, los mismos que no fueron capaces de detectar el defecto durante cuatro largos años:

El descubrimiento de este defecto y la adopción de medidas es un ejemplo de la nueva norma en seguridad de productos adoptada por GM.

En febrero ya se llevaron un varapalo importante

Hay que decir que este problema no tiene nada que ver con el que se detectó en febrero de este año, cuando 2,6 millones de vehículos General Motors fueron llamados a revisión tras decenas de accidentes y 13 muertos. En ese caso el defecto tenía que ver con el peso del llavero y las vibraciones de la carretera, que hacía que el motor se apagara y se desconectaran sistemas tan importantes como la dirección, la frenada asistida o los airbags. Dicho error les costó una multa de 35 millones de dólares por negligencia y General Motors no tardó en despedir a 15 empleados tras llevar a cabo una exhaustiva investigación interna.

Artículos relacionados:

General Motors empieza a reparar millones de coches defectuosos
Los coches con más averías

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *