General Motors empieza a reparar millones de coches defectuosos

General Motors fabrica
General Motors (GM) se ha metido en un buen lío de imagen. Todo por culpa de esos robots que inundan las fábricas de coches de medio mundo, los mismos que Toyota quiere jubilar para dar preferencia a los trabajadores de toda la vida.

Hay 1,4 millones de modelos afectados por un defecto en el sistema de ignición. Son de varias marcas de la compañía y fueron fabricados entre 2003 y 2007. Como es lógico, todos los clientes de uno de esos vehículos han sido llamados a revisión, por lo que el problema será solucionado sin coste alguno para ellos. Todo el dinero que costarán las reparaciones saldrá de las arcas de GM, y no será precisamente calderilla…

¿Han sido 13 o más de 300 muertos?

Cadillac ELR
Los talleres oficiales tardarán unos 90 minutos en sustituir el sistema de ignición para solucionar el problema. Las piezas necesarias ya están llegando a los concesionarios de Norteamérica que darán cobertura a los clientes que ahora mismo están en peligro. Y sí, digo peligro porque no se trata de una pijada sin importancia. GM ha reconocido que al menos 13 personas han muerto en Estados Unidos por culpa de este defecto que provoca el apagado del motor y la desconexión del sistema de airbags. Para la organización de defensa de los consumidores esa cifra es mucho más elevada, ya que hablan de más de 300 muertos. Es, desde luego, como para no tomárselo en broma.

Hay que decir que 1,2 millones de propietarios de modelos fabricados entre 2008 y 2011 también serán contactados para una llamada a revisión preventiva. Se revisará que todo esté en orden y se actuará en caso de que sea necesario. A GM no le preocupa el dineral que se gastará para solucionar el problema, sino la repercusión tan negativa que está teniendo para su imagen.

Cadillac y la promoción de los 100 dólares al rescate

Cadillac XTS
La marca de GM más afectada por todo este escándalo es Cadillac. Sus ventas cayeron un 6,3% en marzo y la venta de flotas de vehículos ha caído un 50%, puesto que han perdido un contrato de alquiler. Los directivos están preocupados, pero confían en recuperarse antes de que termine la primavera. ¿Cómo? Entregando una tarjeta de regalo de 100 dólares.

Evidentemente, no se la darán a cualquiera que se deje ver por uno de sus concesionarios. Los requisitos, escritos en letra pequeña, son demasiado restrictivos como para llegar a las grandes masas. Solo podrán llevarse los 100 dólares en una tarjeta Visa de prepago quienes sean mayores de 21 años, tengan una licencia de conducción válida, seguro para circular y un coche comprado en 2004 o más tarde que no sea GM. Quienes cumplan ese requisito podrán volver a casa con la tarjeta en cuestión, pero tendrán que probar uno de los modelos Cadillac durante 30 minutos. Así, y con un descuento de 1.500 dólares sobre el precio de venta al público, pretenden impulsar las ventas como si no hubiera pasado nada.

¿Serán suficientes esos 100 dólares y el test de conducción para convencer a la gente?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *