Los nuevos radares de la DGT lo ven casi todo

radar
Al tiempo que celebras los avances de la tecnología porque te permiten tener un smartphone más completo o un televisor con curva, la DGT se frota las manos porque los radares son cada vez más completos. Pronto pasará a la historia eso de pensar que solo son capaces de medir la velocidad o ver si nos saltamos un semáforo en rojo. Irán un paso más allá para que cumplamos más de una norma de circulación sintiéndonos observados por una cámara inteligente.

Dos radares de última generación

Los Traffic Eye, que es como han sido bautizados, son una amenaza para todo aquel que se ha acostumbrado a hacer las cosas mal. Hay más de 150 en España y todos ellos incorporan una cámara de 5 megapíxeles que puede leer matrículas. Se valen de iluminadores LED infrarrojos para ver bien por la noche y procesan los datos a una velocidad increíbles para enviarlos a los centros de control en un abrir y cerrar de ojos, algo que es posible gracias a la fibra óptica, al 3G, al GPRS…

El diseño de estos radares no es muy llamativo, así que no será fácil identificarlos. Además, pueden colocarse fácilmente sobre señales de tráfico o pórticos, ya que ocupan poco y se amoldan a cualquier superficie.

Después también están los Mesta Fusion de la compañía francesa Morpho, cuya principal virtud se está poniendo a prueba en Dubái y en el sur de Francia. Pueden controlar lo que sucede en hasta 8 carriles captando los movimientos de hasta 32 vehículos a la vez a velocidades que pueden llegar a los 300 km/h. El margen de error es del 1%, así que será difícil recurrir a una sanción con opciones de salir victorioso.

radar-Mesta-Fusion-Morpho
Su cámara de alta definición, que lo graba todo incluso cuando está diluviando, puede analizar trayectorias y medir prácticamente de todo. Proporciona estadísticas de tráfico e información sobre adelantamientos, giros a izquierda y derecha, detenciones en señales de STOP, cambios de carril ilegales, circulación a rebufo… También controla los límites de velocidad diferenciándolos por carril y por tipo de vehículo, detecta cuando un conductor se salta un semáforo en rojo y almacena vídeos en vivo para demostrar que se ha cometido una infracción.

Sé que la evolución de estos radares no parece una buena idea porque no queremos que nos multen, pero si con ello evitamos accidentes en los que pierden la vida cientos de personas cada año, bienvenidos sean a nuestras carreteras.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *