Los coches de los boxeadores más famosos


Ganarse el pan como un boxeador implica sangre, sudor, horas de gimnasio y mucho coraje sobre un cuadrilátero. Bien es verdad que estrellas del boxeo como Mike Tyson, Pacquiao o Mayweather han ganado cientos de millones de dólares (algunos de ellos incluso ya los han dilapidado). Los boxeadores son amigos de permitirse los lujos más extravagantes y caros del mundo. Por eso, hoy vamos a conocer qué coches guardan en sus garajes algunos de los mejores boxeadores de la historia, o cuáles fueron subastados por precios astronómicos.

Muhammad Ali


Vuela como una mariposa y pica como una abeja ¡pelea muchacho, pelea!“. Es una frase bien reconocida por muchos les guste o no el boxeo. Y es que Muhammad Ali no fue uno de esos boxeadores musculados y descerebrados al estilo de Mike Tyson, no. Tenía principios, un código de conducta, una religión que enseñar al mundo y un estilo único e inteligente sobre el ring. Sin embargo, eso no quiere decir que por entonces (en los años 60 y 70) no supiese valorar un buen coche.

Entre otros modelos más modestos que él mismo conducía, Ali adquirió en su día un Mercedes-Benz de 1950 decorado como un palacio árabe, cubierto de oro de 23 kilates, con más de 270 rubíes, diamantes, zafiros y esmeraldas. El interior está forrado de piel de visón y también luce grabados arábigos. Algunos elementos como los faros delanteros, la parrilla, las defensas o muchos interruptores estaban hechos de oro puro. Este vehículo, considerado una obra maestra y valorado en 1,5 millones de dólares, tiene un motor de 6 cilindros, un cambio manual de cuatro velocidades y solo 31.965 kilómetros a sus espaldas. Cabe desatacar que Muhammad Ali solo fue su dueño durante dos años y siempre lo conducía su chofer. Hoy, se encuentra en un concesionario de Manteca (California).

Mike Tyson


Apodado como ‘Iron’ Mike, ‘El chico dinamita’ o ‘El hombre más malo del planeta’, Tyson consiguió alzarse dos veces con el título de campeón de los pesos pesados de forma unánime. Posee un récord como boxeador más joven en conseguir el premio de los pesos pesados en la WBA, WBC e IBF al mismo tiempo. En 2011 Tyson fue seleccionado para el Salón de la Fama del Boxeo Internacional.

Pero, ¿qué pasa con sus excentricidades? Todos los que conocen a Tyson saben que es un derrochador nato, que compra sin pensárselo dos veces (ahora ya no tanto) y que en su día las “armaba” bien gordas con juergas de todo tipo. Su apetito insaciable y fama de mujeriego le han valido decenas de cargos criminales e incluso penas de cárcel. Durante su periplo como boxeador, se dice que compró más de 110 coches de lujo para él, familia y amigos. Es más, se rumorea que en una ocasión, Mike fue a un concesionario Rolls-Royce y se llevó a casa todos los coches que tenían a la venta allí mismo. Dos de sus coches preferidos son el Bentley Continental T de 1997 y el Lamborghini Diablo VT Roadster Blue Edition del 2000.

Manny Pacquiao


El peso welter más querido por los fans se ha convertido en todo un completísimo campeón de boxeo y el orgullo de Filipinas. El también denominado ‘Mexicutioner’ (algo así como ‘asesino de mexicanos’) no solamente dedica su tiempo a dar puñetazos en los rings, también se dedica a diversificar la cultura pop, aparecer en televisión así como en películas, o incluso atreverse con la política o el baloncesto.

Pacquiao es limpio en el cuadrilátero y le gusta invertir grandes sumas de dinero en obras de caridad en su país. Aun así, ‘Pac-Man’ es un boxeador que adora los coches y en la actualidad ha reunido nada menos 22 modelos en una colección que incluye un Mercedes SLK, un Hummer H3 blindado, un Porsche Cayenne Turbo, un Lincoln Navigator, un Mitsubishi Montero y hasta un hermoso Ferrari 458 Italia.

Floyd Mayweather


Puede que sea el boxeador mejor pagado del mundo y uno de los más respetados dentro del cuadrilátero. Cualquiera que siga a Mayweather en las redes sociales entenderá por qué es uno de los mayores derrochadores de dinero que existe en la actualidad, además de ser quien más fotos saca a sus fajos de billetes. Sólo en su casa de Las Vegas, dispone de una colección de superdeportivos de lujo impresionante, entre los que se encuentran joyas como el Ferrari 599 GTB, el Ferrari 458 Spyder, un Lamborghini Aventador, varios Bugatti Veyron, dos Rolls-Royce (el modelo Drophead y el Phantom), un Bentley Mulssane, el Mercedes S600 V12 de 1996, el McLaren 650 S o un bellísimo Ferrari Enzo.

Evander Holyfield

Fue uno de los boxeadores más grandes y exitosos del mundo, pero su mala cabeza le hizo perder casi todo lo que tenía. Consiguió ganar a Tyson en 1996 después de salir de la cárcel, con una pelea que le devolvió el cinturón de los pesos pesados por tercera vez en su carrera. Durante su vida como boxeador generó una fortuna de unos 250 millones de dólares que se fueron a la compra de coches lujosos, fiestas privadas e incluso una mansión con once habitaciones, diecisiete baños, piscina olímpica y sala de cine entre otras comodidades.

De él solo se sabe que actualmente conduce un Mercedes-Benz 500 SL, aunque también posee un Mercedes-Benz GLK que no dudó en mostrar a las cámaras durante un curioso anuncio para concienciar a los conductores del estado de Georgia. Mira el siguiente vídeo y recuerda que nunca sabes con quién te metes cuando vas en coche, ya que podría ser ¡un campeón de los pesos pesados!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *