Los coches de George Barris (II)


En nuestro primer artículo sobre George Barris hablamos sobre algunas de sus creaciones más conocidas para el mundo de la televisión. Entre sus coches más destacados, hemos visto ya algunos como el Batmóvil del célebre Batman interpretado por Adam West o la version más cañera de K.I.T.T., “el coche fantástico”. Sin embargo, los aportes de Barris a la industria no se quedaron ahí y aún dejó muchos más modelos famosos y de culto.

Chevrolet Bel Air Hard-Top Coupe de 1957


El Chevrolet Bel Air (nombre dedicado al popular barrio de Los Ángeles) fue uno de los modelos más icónicos del fabricante norteamericano en los años 50. El batería de los Beatles, Ringo Starr, fue un gran enamorado de la generación de 1957 y junto a la firma norteamericana de equipos de sonido Craig Stereo Systems, pidió a George Barris un coche nuevo pero con algunas modificaciones. Así nace el ‘Hard-Top Coupe’, con dos tipos de propulsores bajo su capó: un bloque V8 de 4,6 litros y una potencia máxima de 250 CV o un motor del Chevrolet Corvette con 283 CV.

XPAK 400 de 1960


A mediados del siglo XX, la cultura estadounidense se mostraba tremendamente optimista gracias a los últimos inventos tecnológicos: satélites espaciales, sonido estéreo, televisión a color y hasta mando a distancia. La llegada de los coches voladores estaba a la vuelta de la esquina y así, los años 60 trajeron una oleada de aerodeslizadores y prototipos propios de la era nuclear. Ford había lanzado recientemente el futurístico Levacar Mach I, así que George Barris pensó que él también podría conseguirlo. Así, la presentación de su XPAK 400 en el Salón de Nueva York no tardó demasiado en llegar. Enormes aletas, un pequeño habitáculo, teléfono y hasta televisor integrado, todo era posible en el mundo del mañana y Barris quiso entrar por la puerta grande ya en 1960. Incluso Alfred Hitchcock pidió un ejemplar del XPAK 400 para su programa de televisión.

Calico Surfer – 1964


El Calico Surfer fue un llamativo modelo hecho en 1964 bajo petición de la revista ‘International Surfing Magazine’ a la empresa Barris Kustoms. El modelo, que costó 22.000 dólares de la época, fue pedido por el editor Calvin Clark para ser expuesto en la localidad de Palos Verdes (California) y con el fin de promocionar la cultura surf en la zona. Sin duda, sus 350 CV de potencia podrían hacerle más rápido que cualquier tabla de surf.

Voxmobile – 1967


En el año 1967, cuando la invasión británica del rock & roll llevaba su movimiento a Estados Unidos a raíz de The Beatles, la compañía de equipos musicales Vox buscaba difundir sus productos de una forma imaginativa y original. Para esta misión publicitaria, George Barris rescató un coche que había sido diseñado originalmente para la película Psych-Out (con Jack Nicholson), y le adaptó dos enormes guitarras eléctricas laterales, una en cada lado del coche. Además, tenía conectores compatibles para 32 guitarras diferentes, doble teclado Vox Continental, tres potentes amplificadores Vox Beatle y un sinfín de altavoces ocultos en el coche. La llamada “guitarra más rápida del mundo” contaba con un motor Cobra AC de 275 caballos y, según se cuenta, podía alcanzar nada menos que 281 km/h.

El Snake Pit – 1970


Esta es para muchos una de las mejores creaciones de George Barris, ya sea por imagen, dimensiones o a la hora de exportar su fuerza en el asfalto. El ‘Snake Pit‘ fue construido en el año 1970 sobre un chasis de acero, 48 tubos de escape (sí, has leído bien) y 6 motores Ford Cobra V8 que unidos aportaban al coche nada menos que 2.000 CV de potencia. ¿Impresionado? Nadie sabe con exactitud para quién (o para qué) se construyó este vehículo. Unos dicen que fue para batir el récord de velocidad en el desierto, y otros que fue un coche destinado a alguna película que finalmente no llegó a hacerse.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *