Las sillas infantiles más seguras para un coche

Share on Facebook0Tweet about this on Twitter0Share on Google+0


El Real Automóvil Club de España (RACE), la empresa especialista en protección infantil dentro del automóvil, Cybex, y la DGT acaban de terminar un largo estudio que pone de manifiesto que el 90% de nosotros lo estamos haciendo bastante mal en cuanto a la protección de los niños en el vehículo.

A la hora de comprar una silla para llevar nuestros hijos en el coche, es frecuente perderse en un galimatías de informaciones confusas o contradictorias, contando con que los precios pueden resultar astronómicos, porque se juega con el dilema moral de “cuánto estás dispuesto a pagar por la seguridad de la vida de tu hijo.” Y es cierto que la calidad del dispositivo es fundamental, pero los tests demuestran que todavía es más importante el sistema que emplea la silla para la retención del infante.

Según el estudio, el 50% de los padres conductores cree erróneamente que lo mejor es un silla que se instala en el mismo sentido de la marcha del vehículo. Otro 25% no tiene ni idea de cuál es la mejor opción, de manera que ese sistema es el que se extiende hasta esa absoluta mayoría del 90%.

La silla debe estar en el sentido contrario de la marcha

Este último estudio ha demostrado que las sillas que van en sentido contrario a la marcha del coche son un 75% más seguras. Las pruebas de colisión demuestran que de esta manera las fuerzas de choque se disipan más y reducen las posibilidades de lesión en cabeza, cuello y barriga.

Concluida la investigación, ahora van a empezar una campaña de información y concienciación. Se van a imprimir medio millón de folletos con un decálogo de aspectos primordiales a la hora de acomodar a un crío en un coche y con especial incidencia en subrayar la importancia de una silla que se instale en sentido contrario a la marcha, al menos hasta que el menor cumpla dos años o la edad que recomiende el fabricante. La campaña también la van a difundir por internet en el máximo de webs posibles.

Se trata de retrasar el máximo tiempo posible el salto a una categoría superior de sillas infantiles o SRI, que ya son todas encaradas en el sentido de la marcha.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *