Lamborghini Gallardo dándose un baño

Lamborghini Gallardo rojo
No me refiero a un baño de multitudes. Tampoco a un baño de los de limpiar el coche en profundidad para eliminar hasta el más mínimo resquicio de suciedad. Me refiero a un baño en sentido literal, ya que el Lamborghini Gallardo que aparece en el vídeo que verás al final de este artículo acabó en una especie de lago del que tuvo que ser rescatado. Nada grave, pero merece la pena verlo.

El conductor perdió el control

Ocurrió en el típico evento en el que la gente espera ver superdeportivos capaces de acelerar a una velocidad de vértigo. El modelo en cuestión nada tenía que ver con el Gallardo original desde un punto de vista mecánico, ya que su doble sistema de turbo le permitía entregar la friolera de 2.000 CV.

Mucha potencia y una larga recta por recorrer. Expectación, cámaras y fotógrafos preparados, y empieza la acción…

Todo parece ir bien hasta que a los 80 metros (aproximadamente) se tuerce. Deja de ir en línea recta y se lleva por delante varios conos que marcan el camino a seguir. Eso hace provoca un cambio de dirección radical que termina con el superdeportivo italiano bebiendo agua de un lago. Se escuchan los típicos “Oh my God!” de fondo y por suerte todo termina más o menos bien. El conductor sale por su propio pie porque la profundidad del mismo es irrisoria, tanto que lo más apropiado sería hablar de un gran charco.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *