Ford Mustang 2015 motor básico: 2.3 litros EcoBoost


En el Salón de Chicago, los devotos de la web Mustangs Daily se pudieron colar entre bastidores y levantarle el capó al Mustang 2015, con el propulsor más recatado del inminente cambio de piel del pony car de Ford.

Un motor que los europeos creo que aceptaremos con menos tiranteces que los americanos, pero que, en cualquier caso, ya está levantando polvareda y despertando polémica por herejía.

Recordaros –por enésima vez– que este verano el Mustang llega a Europa, pero son los coletazos de la generación presente. Hasta el año que viene no se fabricará la nueva progenie: chasis inédito y suspensión trasera independiente en lugar del brazo de torsión.

Imágenes por ordenador se han visto muchas e imágenes reales también. Pero ninguna es definitiva, puesto que su carrocería aún está terminando de perfilarse.

En cuanto al motor, la pick-up F-150 ya ha introducido en los pesos pesados americanos la tecnología turbo y el Start-Stop con un 2.7 litros de seis cilindros y 360 CV. La palabra EcoBoost se irá extendiendo en toda la oferta de Ford sin importar en qué nicho se esté jugando.

Pero en el caso de Mustang, el pecado no es el EcoBoost, sino que la versión base del coche, por primera vez en la historia de los Muscle Cars, será un motor de cuatro cilindros. Y hay una gran base de fans de este coche que van a tener problemas para aceptar que los tiempos cambian, las cosas cambian, las personas cambian…

No obstante, toda esta gente podrá seguir recurriendo a los 5.0 V8, etcétera, mientras las marcas crean que vale la pena invertir dinero en desarrollo para que estos corazones sigan evitando el cerco de las normas anticontaminantes.

Pero habrá un punto en que no saldrá a cuenta, como le pasó al motor rotativo Wankel del Mazda RX-8.

Especificaciones

Personalmente, intuyo que una vez Ford haya tirado la primera piedra, lo más probable es que Chevrolet haga lo mismo con el Camaro e idem parada el Challenger de Dodge (a excepción de los que salgan de las fábricas de SRT.)

El propulsor que podéis ver en las fotos con el permiso de Ford ya ha dado a conocer las especificaciones más relevantes. Faltan por saber los consumos y las emisiones.

Sin embargo, sí que podemos hablar de una cilindrada 2.3 L. Cuatro cilindros alineados longitudinalmente con 305 CV sobre las ruedas traseras.

El jefe de ingenieros del Mustang, Dave Pericak, reveló que este primer escalón estará electrónicamente limitado en dos variantes según los opcionales que monte para el control de su chasis. El más calmado alcanzará los 195 km/h, y el que lleve el pack ‘Track’ detendrá el velocímetro a los 248 km/h.

Le pese a quien le pese, este impulsor terminará siendo el más demandado por el público.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *