Diez equipamientos que deberían ser obligatorios en todos los coches


Ponemos en la mesa este debate a raíz del eco que ha hecho la prensa americana de la resolución de la NHTSA: la cámara de visión trasera será obligatoria a partir del 2018 en Estados Unidos. Turismos, furgonetas, taxis… Cualquier vehículo de menos de 4.500 kilos tendrá que salir de fábrica con este apéndice.

Es complicado que los organismos reguladores de la seguridad vial como la NHTSA en distintos continentes estén coordinados; las características sociales y económicas de cada país permiten a los fabricantes jugar con las dotes de los coches: el margen de beneficio que pierden en naciones donde las reglamentaciones son más severas, lo recuperan en otras donde no ha llegado ni el Airbag.

En Estados Unidos no hay forma de que entiendan que las emisiones las tienen que atajar por lo sano: un lugar con tanto peso en el combustible fósil y que rechazó de pleno el primer protocolo de Kioto no va a cambiar su tendencia al exceso de consumo por políticas públicas, sino que lo irán haciendo sus habitantes a medida que se incremente el precio de la gasolina. Porque esta subida es indefectible e irreversible.

Atropellos leves, graves y muertes


Hoy en día, la posibilidad de montar cámara trasera además del avisador acústico para el aparcamiento ya es algo muy común. Diría que no hay fabricante que no la ofrezca de serie en los acabados más caros o que se pueda pedir opcional dentro de algún ‘pack.’

La NHTSA, a pesar de todo, ha hecho un recuento donde se calculan 15.000 atropellos leves anuales marcha atrás, porque el viandante está fuera de lo que captan los retrovisores. Y otros 210 más que terminan con heridas graves.

Luego están los que son mortales: se estima que se salvarán entre 58 y 69 vidas al año una vez todos los modelos cumplan con el nuevo estándar. Aún así, las estadísticas, como siempre, hay que mirárselas con suspicacia. No confíes jamás en alguien que apoya todos sus discursos en cifras que desconocemos de dónde vienen.

Un coste ridículo y asumible


Los sistemas de ‘infoentretenimento’ que están apareciendo incluyen una pantalla en la consola central. El coste de una cámara que abarque 3 metros de profundidad por 6 metros de amplitud con resolución VGA es microscópico.

El organismo norteamericano por la seguridad vial, evidentemente, aduce que sus cálculos son correctos –ellos mentan unos 32 €– y que esta cantidad nunca puede ser excusa para los fabricantes a la hora de cuadrar precios, de modo que no puede dar lugar a apelaciones, aprietos financieros o quejas. En este caso, como el estudio de la NHTSA nos beneficia en tanto que somos clientes, pues les damos toda la razón. No por el cálculo matemático, que podría estar totalmente desviado, sino por nuestra seguridad.

ABS, Airbags, y todo lo demás


La implantación obligatoria en Europa del ABS ha probado con creces sus ventajas, siempre que los usuarios nos hemos encargado de mantener unos neumáticos y unos frenos en buen estado. El caso de los Airbags ha generado más confrontación en pruebas de crash-test, pero se ha terminado por reconocer como indispensable. La cuestión es el número de bolsas de aire que son obligatorias. Los de cortina, rodillas, y los que protegen a los pasajeros traseros no lo son. Y deberían.

Si aceptamos que la cámara trasera forzosa debería hacerse extensiva en todas partes, nos quedan nueve equipamientos más que hay que reclamar como mandatorios.

El Aire Acondicionado


El calor dentro del coche induce a la fatiga y la falta de atención. Es una práctica abusiva que se publiciten ofertas de venta con el sempiterno “Desde XXXX €”, la letra minúscula de “el precio no se corresponde con el vehículo de la foto”, y que luego en el concesionario descubras que el aire acondicionado hay que pagarlo aparte.

No es un complemento de lujo, es un equipamiento de prevención médica y salud pública. De hecho, todos los edificios que se construyen ahora en el Estado Español ya están obligados, como mínimo, a la preinstalación de la refrigeración del hogar y, por ende, también es un elemento preventivo de primer orden en la automoción.

La Radio con Manos Libres


En la era de los teléfonos móviles, se obra con la misma filosofía del aire acondicionado. Los accidentes por despistes al teléfono no los soluciona un endurecimiento de las sanciones –aunque funcionan como un paliativo– sino la instalación en fábrica de un sistema de audio con bluetooth.

De igual manera que ocurre con la climatización, los escalones más asequibles de los modelos de la mayoría de constructores no traen siquiera la radio.

ESP, ASR y Diferenciales electrónicos


El control de tracción y de repartición electrónica de la frenada están muy extendidos, pero aún habiendo demostrado los aprietos de los que pueden sacarte en una situación meteorológica delicada, continúan como optativos.

En términos de esfuerzo para su manufacturación, están dentro de la misma categoría que el ABS: sólo son una evolución de su programación. Por lo tanto, legalmente tendrían que incluirse en la lista de asistencias a la conducción, porque no podrían ampararse en la excusa de las derramas y pérdidas de margen de beneficio.

Lo mismo cabe decir de los diferenciales electrónicos del estilo XDS del grupo VAG. Un diferencial mecánico, siendo lo más certero y preciso, es caro. Pero una simple aplicación más para el microchip del ESP es patéticamente módica. Hay que reivindicarla.

Control de crucero adaptativo con sistemas de pre-colisión


Tres o cuatro años atrás, las firmas de lujo desplegaron esta tecnología para medir la distancia con respecto al coche que te precede, activar cierres de ventanas, tensar los cinturones o preparar una frenada de emergencia, e incluso detener el coche en caso de que se detecte un riesgo de impacto.

A día de hoy, fabricantes generalistas de cualquier sede geográfica disponen de ella, pero suelen ligarla a ‘packs’ extras que están fuera del presupuesto del comprador. Que una marca haga alarde de su preocupación por la vida humana y no lo incluya como un fijo en toda la gama sólo puede calificarse de hipocresía. Y ahí es donde tendría que entrar en juego la regulación pública.

Los grandes constructores chantajean a los gobiernos y amenazan con el cierre de plantas y aumento del paro si se les ponen demasiados problemas. La única solución para evitarlo es una reglamentación global entre todos los estamentos legislativos: se llevasen adonde se llevasen la fábrica, tendrían que acatar las mismas normas de equipamientos inexcusables.

Detector de fatiga


Es tu responsabilidad –la de cada conductor y la de cada conductora– el tomar las precauciones pertinentes para evitar unos de los peores males: la distracción e incluso dormirse al volante.

En otro artículo desglosamos cuáles son las medidas cautelares que están en nuestras manos. Es interesante ver lo elementales y fáciles que son.

Por otro lado, la somnolencia no la sentimos ni nos sobreviene de la misma manera a cada uno de nosotros, y calculamos mal nuestras facultades para predecir si resistiremos hasta la próxima área de servicio. El avisador sonoro que nos obligue a parar, a día de hoy, es la única solución técnica posible.

Recapitulemos hasta el informe de la DGT del 2012: el cansancio es la cuarta causa de los accidentes de tráfico en España. Falten o no a la veracidad, sean en realidad la novena o la vigésima sexta causa de colisiones letales, los datos nos parecen suficientes como para urgir a las marcas a que los vehículos incluyan alguno de los detectores de agotamiento que se han patentado.

Avisador de ángulo muerto


Directamente unido a la obligatoriedad de la cámara trasera. Puntualicemos que, una vez más, una colocación adecuada de los retrovisores es tarea nuestra. Y también expusimos en otro artículo los pasos a seguir para eliminar las zonas oscuras sin necesidad de una asistencia electrónica.

Los avisadores de ángulo muerto, no obstante, se han diseminado lo suficiente a estas alturas como para amortizar su inversión en desarrollo, y, por ende, tendrían que estar presentes en nuestros automóviles como un refuerzo, porque los vehículos que nos van a avanzar en carretera no siempre llegan a una velocidad que nos deje tiempo suficiente para calcular y reaccionar.

Alerta de accidentes por GPS


Cuando ocurre una desgracia circulando, es de perogrullo que, a veces, la diferencia entre salir bien parado o terminar en el peor de los escenarios sólo depende de la capacidad de reacción de la asistencia sanitaria.

Los avisos de siniestros que van dirigidos a los cuerpos de emergencia con una geolocalización por GPS necesitan ya un estándar para todas las marcas, para todos los países, y funcionar con la misma normalidad que los números telefónicos de urgencia.

Sistema Start&Stop


Hasta aquí, todo lo que está relacionado con la protección de conductores y peatones. Faltan un par de equipamientos más…

Puesto que cada entidad de gestión política, desde los consistorios hasta los ministerios, penalizan a los ciudadanos por sus emisiones y consumos en forma de tributos.

Puesto que te sugieren que renueves el coche con asiduidad para menor aflicción de la madre naturaleza.

Puesto que todos somos bondadosos, “verdes”, e inmaculadamente limpios.

¿Por qué no se conmina a los fabricantes a instalar los complementos más aptos para la contención de agentes contaminantes y para la reducción del gasto energético? ¿Y por qué no se prohibe la exportación de automóviles desechados, inseguros y ponzoñosos a otros países depauperados y agotados?

La función Auto Start&Stop, indistintamente de si el vehículo funciona por cambio manual o automático, hay que añadirla al glosario de imperativos. Aquí, en la India, en África, en Taiwán o en Sebastopol.

Filtros antipartículas DPF, FAP o de Urea


El diesel es probablemente la ecuación más perfecta jamás pergeñada entre petroleras y organismos gubernamentales, que no hubiera llegado a buen puerto sin contar con la complicidad de los fabricantes.

Sobre los papeles legales, aún pueden venderse vehículos sin ninguna clase de filtro que contenga sus partículas nocivas. Sean del tipo DPF, FAP, por Urea, o por combinación de FAP y Urea como el reciente BlueHDi, los vehículos diesel han de montarse en la planta con toda la ingeniería que impida la exudación de porquería.

Dada la altísima demanda que persiste en España de coches diesel y una discusión eterna sobre sus parabienes y maldiciones, quisiera poner punto y final invitándote a la consulta de otro artículo donde se habla del DPF, el FAP, la Urea y la llegada del BlueHDi.

Si crees que hay más equipamientos que la ley debería imponer, aquí estamos para hablar de ello.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *