Dacia Dokker. Sin complejos


Dacia es una marca que simple y llanamente fabrica coches ¿Necesitas desplazarte? ¿Los coches no son una prioridad en tu vida? ¿Quieres algo que no se estropee? Pues ahí tienes un Dacia. La filial de Renault no sólo ha encontrado la piedra filosofal con el Duster, que ha dejado mudo a más de uno en cuanto se han empezado a registrar las ventas, sino que continúa imparable extendiendo una gama polivalente y capaz de satisfacer a cualquier comprador, tenga las necesidades que tenga.

Los rumanos tienen recién estrenado su monovolumen Lodgy, atendiendo más que correctamente a ese público que te pide siete plazas. Pues ahora han cogido el morro del Lodgy y la planta de la Renault Kangoo y se han sacado de la manga este vehículo, que tanto puede atender a demandas de empresas con coches de reparto como a familias que quieren un bastante espacio. La versión destinada únicamente al trabajo se llamará Dokker Van y no tendrá tantas puertas y refinamientos como la que se venda para el público general.

Diseños cada vez mejores

Por fuera nos encontramos con que en el lado del piloto la puerta lateral será opcional. Pero sea como sea, estas puertas laterales son correderas, una solución moderna y muy útil para cargar bultos y para que los ocupantes accedan a las plazas traseras. Por supuesto, también es una forma de que entrar y salir no sea una tortura cuando el coche está apretujado en un parking. En la parte de atrás, en lugar de un portón pesado, hay dos puertas asimétricas.


En el interior, hay que subrayar que cada nuevo Dacia está un poco mejor acabado que el anterior. Tapicerías pintonas, cuadro de mandos en dos colores y muchos espacios repartidos por todo el coche para que guardemos cosas que no han de estar a vista de fisgones y las tengamos bien distribuidas.

Lo mismo sucede con el equipamiento. El Dokker es el segundo Dacia, después del recién estrenado Lodgy, que puede incorporar un navegador de serie. Y además pueden añadirse otras opciones que al principio de los andares de la marca eran impensables, cuando sólo podías decir si querías aire acondicionado o no. Son extras como el limitador de velocidad o los sensores de aparcamiento.

Lo fabrican en la planta que Renault tiene en Marruecos. Allí ya lo venden y aquí llega a finales de este verano. Tendrá dos motores de gasolina disponibles, siendo el summum el moderno, ahorrador y efectivo 1.2 TCE, con 115 CV. En diesel también se dividirá la oferta en dos, uno con 75 y otro de 90 CV.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *