Consejos para cambiar las luces del coche


Una adecuada iluminación en el automóvil es de suma importancia ya sea en horario nocturno como en situaciones climatológicas adversas (niebla, lluvia, etc). Todos sabemos que ver y ser vistos es una base fundamental de la seguridad vial, sobre todo en meses de invierno donde la luz del sol aguanta poco, la visibilidad se reduce y los siniestros en el asfalto se incrementan en un 30%. Sabiendo esto, el hecho de revisar habitualmente el sistema de luces delanteras y traseras del coche puede impedir algún disgusto a los conductores, así como evitar defectos en las luces de posición o de freno. ¿Aún no sabes cómo cambiar las luces de tu modelo de automóvil?

Recuerda que una bombilla fundida o en su caso, no saber cómo cambiarla a tiempo, puede traer problemas no solo de seguridad, sino a la hora de pasar la ITV, por no hablar de una posible multa o una subida en la prima del seguro. Al fin y al cabo, hasta un 40% de los vehículos que pueblan las carreteras españolas tienen algún fallo de iluminación. No esperes más para aprender a cambiar las luces del coche. Hoy hemos reunido algunos consejos para que esta tarea se te haga mucho más sencilla.

El primer paso, averiguar dónde está el problema


A la hora de atender tu seguridad al volante (y la de los tuyos) las coincidencias no existen. Por eso, si notas que varias bombillas del coche han dejado de funcionar, no significa que se hayan puesto de acuerdo o que “al cambiarse todas a la vez, se gastan todas a la vez”, como piensan algunos/as. Si esto sucede puede ser también un fallo mecánico, como un mal funcionamiento de los interruptores o del panel eléctrico. Siempre puedes comprobarlo colocando una nueva bombilla y observar si tampoco funciona.

En el caso de que sea una sola la bombilla fundida o que no funciona, entonces sí podemos pensar en cambiarla para conseguir una correcta iluminación. Para eso, sigue los siguientes pasos.

1. Es muy recomendable comprobar el manual del coche por si nos vienen instrucciones de cambio en el sistema de iluminación ya que no es igual en todos los modelos de coches.

2. Si no dispones de una caja de lámparas de repuesto en el coche, recuerda que es muy importante (y obligatorio) poseer unas guardadas por si acaso, y que ninguna supere luna potencia de 55w. A la hora de comprar, no nos servirá cualquier pack de luces para el coche, ya que existe un amplio abanico de tamaños, formas e instalaciones diferentes, asegúrate de que sabes muy bien el modelo de luces que necesita tu automóvil.

2.1 ¿Cómo saber qué modelo de bombillas usa mi coche? Las lámparas de un automóvil pueden ser de varios tipos; H1, H3, H4, H7 o de Xenón. Toda la información que necesitamos para comprar unas lámparas iguales está estampada en el casquillo de la lámpara, ya que jamás debemos tocar una bombilla por el cristal (esto último, muy importante).


3. Una vez tenemos las bombillas adecuadas, procederemos a cambiar las antiguas por las nuevas. Al levantar el capó, veremos que el espacio es limitado y un tanto sucio, por lo que no está de más poseer unos guantes (aislantes, a poder ser) para una cómoda instalación.

4. Ármate de paciencia, ten muy presente que si no eres un “manitas” del coche, esta tarea no se realizará en 5 minutos, sino que estarás bastante tiempo observando, averiguando, montando y desmontando, algo tan necesario como útil para futuras ocasiones. Llévalo con calma.

5. Poseer las herramientas adecuadas es de vital importancia, sin ellas no podremos hacer nada. Puede que te baste con unos simples alicates y un juego de llaves (tanto allen como múltiples cabezas para el destornillador).

5.1 Si te ves en problemas porque, o bien no reconoces el acceso a la caja de lámparas interior o no distingues cuáles son sus tornillos, échale un vistazo a la guía del coche o llama al teléfono de atención al cliente de tu distribuidor oficial. Y es que en algunos casos, puede que exista algún “truco” que revele dónde están estos accesos.

¡Manos a la obra!


A priori, cambiar las bombillas (ya sean de posición, intermitentes o de freno) no es tarea sumamente complicada, y repetimos, a priori. Primero debemos quitar la tapa de estanqueidad (o empaquetadura) para tener acceso a los faros, ésta es una tapa de color negro generalmente sucia que se encuentra en la parte posterior de las luces delanteras.

Una vez que vemos las bombillas, debemos desconectarlas del sistema eléctrico del coche, es decir; debemos desconectar las clemas y dejar la bombilla suelta. Recuerda tener cuidado con el muelle y las lengüetas que indican la correcta posición de la bombilla. Como es de imaginar, una vez sustituida la lámpara debemos repetir los pasos pero al revés.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *