Condenan a 18 meses de prisión a un policía que multó a su vecino 21 veces en un año

policia-local
Tremenda la historia. Divertida para algunos, indignante para otros. El caso es que un policía municipal de la localidad de Castalla, en Alicante, ha sido condenado a 18 meses de cárcel y una multa de 12.000 euros por abusar de su autoridad para perjudicar a un vecino, al que por cierto no debe tenerle mucho cariño.

Algo raro pasaba

Por muy mal conductor que se sea, es bastante sospechoso recibir hasta 21 multas en un año, así que la propia policía empezó a investigar este caso que se remonta a unos cuantos años atrás, ya que las multas fueron registradas entre noviembre de 2009 y diciembre de 2010.

El agente, de 62 años de edad, ha reconocido que todas las multas fueron falsas, que el presunto infractor no se había saltado las normas. Se las puso porque le dio la gana, a modo de venganza por un asunto que también ha salido a la luz.

En el pasado aceptó sobornos

Resulta que la víctima de esta historia denunció al policía por aceptar sobornos. Cobraba dinero a cambio de permitir que se celebraran timbas ilegales de cartas, así que en su día ya se le condenó.

Meses después, todavía en el cuerpo de la policía municipal para sorpresa de quienes condenan los sobornos, decidió tomarse la justicia por su mano de una forma bastante ruin. De hecho, llegaron a producirse denuncias por el mismo motivo de dos agentes distintos, ya que falsificó la firma de uno de sus compañeros para añadir más leña al fuego. Muy inteligente no fue, desde luego.

No tendrá que pasar ni un solo día entre rejas

Aunque la acusación solicitó 5 años de prisión y 12 de inhabilitación, el agente vengativo no tendrá que pasar por la cárcel, ya que las penas inferiores a 24 meses te eximen de ello. Y lo más increíble de todo: volverá a ejercer pese a su turbio currículum.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *