Coches de la realeza


Las diferentes dinastías reales que rodean el mundo poseen multitud de títulos nobiliarios, el bastón de jefe de estado y una importante riqueza hereditaria que deriva en un sinnúmero de excelencias y propiedades. Sin embargo, ¿te has preguntado alguna vez, qué modelos de coches oficiales usan las diferentes casas reales del mundo? Echemos un vistazo a los automóviles que usan las monarquías más longevas y respetadas que hoy conocemos.

Aston Martin DB6 MKII Volante: Príncipe Guillermo y Kate Middleton


Si bien el nieto de la Reina Isabel II se casó con Catalina de Cambridge bajo una tenaz y consagrada solemnidad, su paseo desde Buckingham hasta Clarence Hause rompió con todas las costumbres ceremoniales. Una vez terminada la boda, los recién casados se alejaron juntos en un Aston Martin Volante DB6 MKII de color azul, propiedad del príncipe Carlos desde 1969. Sin embargo, también hemos de destacar el impresionante Rolls Royce Phantom IV de 1950 que la casa real británica expone todos los años en el famoso Ascot Racecourse.

Maybach Zeppelin: Jorge II de Grecia


Jorge II (1890-1947) fue el hijo primogénito del rey Constantino I de Grecia y de Sofía de Prusia, y quien aceptó a Ioannis Metaxas como dictador del país. Lejos de datos políticos, guardaba uno de los vehículos más venerados por la clase alta de los años 30; el Maybach Zeppelin. El nombre viene a causa de los 3.000 kg que pesaba el coche, y como homenaje a los zeppelines que fabricaba la casa Maybach hasta el estallido de la Primera Guerra Mundial.

Lexus LS 600h limusina 2008: Harald V de Noruega


El rey Harald V de Noruega, hijo de Olaf y Marta de Suecia (nieta del rey Óscar II de Suecia) llegó al trono en 1991 heredando los gustos y la tradición de una casa real respetada en todo el mundo. Sin embargo, también disfruta de muchas obligaciones de estado; innumerables actos a los que asiste en una limusina Lexus LS 600h de 2008. A su flota de coches oficiales se unen además un Audi A8 de 2007, un Mercedes-Benz E65 y E67, un BMW Serie 7, un Lincoln Continental Cabriolet, y al parecer, más de una limusina Cadillac Deville ‘Comercial Glass’.

Toyota Century Royal: Emperador Akihito de Japón


Akihito es el actual emperador de Japón y es el gobernante número 125 de la historia del país, y quien forjó una mejor y más extensa relación con su pueblo desde su llegada al trono en 1990. Su coche oficial es un Toyota Century Royal de 1967, reservado solamente para él y su emperatriz Michiko, la primera plebeya en casarse con un miembro de la familia imperial japonesa. Se trata de uno de los sedanes más lujosos del llamado “país del sol naciente”, y que incluye una segunda generación de 1997.

Rolls-Royce Silver Wraith: Reina Margarita II de Dinamarca


La Reina Margarita II d Dinamarca ascendió al trono en 1972 tras la muerte de su padre, Federico IX, convirtiéndose en la primera monarca danesa mujer desde el año 1400. La Reina de Dinamarca hace uso de un precioso Rolls-Royce Silver Wraith de 1958, aunque también posee un Audi A8, un Daimler DS420 y Bentley Muslanne.

Daimler DS420: Enrique de Luxemburgo


El jefe de estado y Gran Duque de la pequeña nación, llegó al poder en octubre del año 2000 tras la abdicación de su padre, Juan de Luxemburgo, marido de la princesa de Sajonia-Coburgo-Gotha, Josefina Carlota de Bélgica. En su tiempo libre conduce un Audi A8 L, aunque para actos oficiales, bodas reales y visitas de Estado, se mueve en un Daimler DS420 de 1968 y, en ocasiones, en un Bentley Mulsanne de 2010.

Lexus LS 600h L Landaulet: Príncipe Alberto II de Mónaco


El actual soberano de Mónaco, quien heredó el trono de su padre Rainiero III de Mónaco en 2005, usó este flamante vehículo híbrido en 2011 durante su ceremonia de boda con Charlene Wittstock. No obstante, Alberto también es dueño de toda una flota de coches de lujo, una selección de modelos que van desde el BMW Hydrogen 7, hasta un Lexus RX 400h, un Fisker Karma, un Tesla Roadster, un Venturi Fetish, un Mercedes 500 SEC de 1983, un Bentley S1 Berline de 1956 y muchos otros modelos, entre ellos algún Jaguar, un Maserati y un Toyota Prius.

Rolls-Royce Phantom IV: Juan Carlos I de España


No solo la casa real británica guarda un Rolls-Royce Phantom IV en su garaje, sino que Juan Carlos I de España, aunque haya usado un Mercedes-Benz S600 como coche oficial antes de su abdicación en junio de 2014, también es propietario de este lujoso modelo. En el mundo solo existen 18 unidades, construidas desde 1950 hasta 1956, siendo de este modo uno de los vehículos más elitistas de la historia de la automoción.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *