El Chevrolet Impala 2014

Share on Facebook0Tweet about this on Twitter0Share on Google+0


Presentado en el Salón de New York y levantado sobre la misma plataforma que el Cadillac XTS, esta berlina kingsize con más de cinco metros ha dado un golpe de efecto hoy al publicarse las últimas listas norteamericanas del Consumer Reports. Lo sitúan como el mejor sedán, por delante de cualquier Lexus o del A6, que son los habituales laureados. Los estadounidenses son bastante autocríticos en cuanto a los coches que fabrican, y de hecho han pasado más de 20 años sin que un vehículo nacido en la tierra prometida alcanzase un dominio tan categórico.

“Sedán de lujo que no compromete su agilidad”, según el veredicto de los jueces. Probablemente un factor capital en su performance sea la suspensión independiente en el eje trasero. Consumers Report valora por encima de todo el cisma radical entre el hípersofisticado Impala 2014 y las últimas versiones de un modelo histórico, pero que ha ido perdiendo pistonada hasta quedarse en una opción para sentimentales y patriotas.

El Impala 2014 contiene todo lo que hay que tener en un coche japonés de lujo o en una berlina alemana, pero cuesta 15.000 euros menos. Valorando calidad de materiales, ajustes de ensamblaje, equipamiento y precio, Consumer Reports lo subraya como la referencia a seguir por otros fabricantes norteamericanos en el sector de los grandes tres volúmenes.

Otro factor decisivo es la tríada de motores dispuestos: del más brioso al más sensato, los tres bloques son un 3.3 V6 con 303 CV y transmisión automática, un cuatro cilindros 2.5 con 195 CV y otro cuatro cilindros 2.4 con unos más que sobrados 184 CV. Éste último, además, incorpora soluciones de microhibridación controladas desde el cerebro de la unidad eAssist.

Señales del futuro

En diseño, Chevrolet se ha acogido al espíritu Mies van der Rohe: “menos es más”. Nada de formas intrincadas. Visto desde arriba, el Impala parece un smartphone. Líneas rectas elegantes, relieves y pliegues contenidos en su vista lateral y esquinas de curvatura sutil. Dicen que es el futuro de los próximos dibujos que salgan de los centros de desarrollo de carrocerías. Probablemente nos esté dando muchas pistas sobre el modelo que va a ser más importante para Chevrolet: el Cruze 2015.

Para traerlo a Europa tendrán que estudiar bastante los números. Para empezar, habrá que sepultar al Malibú en el fondo de la fosa atlántica más honda, y luego estudiar qué motores diesel pueden acoplarse mejor. El presente 160 CV del Malibú necesitaría una puesta al día, y en gasolina veo factible el 184 CV con cuatro cilindros y microhibridación. En la duda de si su diseño encaja en los parámetros europeos… Para los gustos se hicieron los colores; a mí me agrada en la misma medida que un C5 o un Insignia, por ejemplo, y eso no es decir poco. Ahí va un vídeo del Consumers Report y unas cuantas imágenes para que le fisgoneéis hasta las tripas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *