Un Audi R8 V10 se pica con dos motos deportivas: hay que ser muy desgraciado


Es uno de esos vídeos que te demuestran que hay gente que tiene el cerebro del mismo tamaño que el hueso de una oliva. O quizá más pequeño. Lo entenderéis después de verlo.

Todo ocurre en Portugal, donde el conductor de un Audi R8 V10 decide picarse con dos motos deportivas de 1.000 centímetros cúbicos cuando su novia alucina al verlas. Quiere demostrarle que lo mejor es lo que él tiene entre manos e inicia una disparatada persecución que por suerte no termina en accidente. Digo “por suerte” por la pobre gente que circula por la autopista a una velocidad normal, no por otra cosa. Ellos no tienen la culpa de que tres imbéciles se hayan retado como si estuvieran en un circuito.

Se congratulan

La novia del conductor del R8 se asusta un poco al ver que el pique está servido, pero pronto se relaja al ver que su “churri” es todo un campeón al volante. Seguramente será una de esas sanguijuelas cazafortunas con decenas de operaciones estéticas que salen con un chulo de playa adinerado para sacarle hasta el último euro de su cuenta. Algo parecido a lo que ya vimos hace poco con un Lamborghini.

Lo peor de todo es la reacción de los implicados. Lejos de arrepentirse, el conductor del R8 V10 celebra que ha dejado atrás a las dos motos. Su novia, pasado el acongojo, se empieza a reír como si fuera lo más divertido del mundo.

Al final los motoristas saludan a su “competidor” antes de llegar a un peaje. Están muy orgullosos de lo que acaban de hacer conduciendo a casi 300 km/h. Espero que la policía rastree todo lo que tenga que rastrear para meter a esta gentuza en la cárcel durante una temporada.

2 comentarios

  1. Desgraciados,hay conductores tan desconsiderados con el resto de los que circulan y hacen burradas como esas,ojala los hubiecen agarrado con las manos een la masa y se los llevaran al calabozo,incluyendo la tonta chica del R8…

  2. Pues sí Chester, estaría muy bien que esta gentuza pasara un tiempo en la cárcel aunque no se haya producido ningún accidente. Los demás no tenemos culpa de que se crean que están en un circuito con obstáculos.

    Un abrazo!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *