Audi A3 Sportback e-tron, se aumenta la producción en la fábrica de Ingolstadt

a3sportbacketronfabrica0
Cerca de Munich y prácticamente compartiendo la misma cadena de montaje que el resto de A3 Sportback, el gemelo híbrido enchufable del Golf GTE empezó la andadura en verano. La primera etapa de fabricación sumaba unos pocos coches al día. Hubert Waltl, responsable de producción en Audi AG ha descrito un proceso de demanda creciente, y resume lo que está sucediendo con el híbrido más popular de la marca:

Inicialmente el ritmo de producción del Audi A3 Sportback e-tron se situó en alrededor de 30 unidades diarias durante el pasado mes de septiembre. En la actualidad, alcanzamos las 50 y mantenemos disponible en todo momento una mayor capacidad adicional de producción, por si fuera necesaria.

a3sportbacketronfabrica1

El A3 Sportback e-tron marida un 1.4 TFSI con un motor eléctrico de 75 kW. Las unidades de medición eléctricas en la automoción aún nos son bastante profanas, así que recurrimos a conversiones matemáticas en caballos de vapor que, más o menos, comprendemos todos. Por lo tanto, el e-tron genera una potencia combinada de gasolina+electricidad equiparable a 204 CV.

En modo únicamente eléctrico, se calcula un rango de autonomía sobre los 50 kilómetros. Y hasta vaciar el depósito de combustible, la homologación europea es de 890 kilómetros, siempre y cuando se deje al sistema electrónico operar por sí mismo, y decidir cuánta batería emplea y cuánto le demanda al propulsor 1.4 turbo en función de las condiciones de conducción y lo que se le exija al pedal del acelerador.

Idéntico al Golf GTE, pero destinado a los fieles a las líneas de diseño y acabados de Audi. Y, vamos a decirlo también, un poquito más espacioso por dentro que el Volkswagen. Al menos esa es la sensación que tengo yo como ocupante.

Por números, el último híbrido de Audi está sintonizado con los precios del resto de la gama A3. Es más caro, pero depende desde qué punto de vista lo enfoques. En España, un Ambiente 2.0 TDI Clean Diesel de 184 CV y cambio manual parte de los 34.190 € sin descuentos o promociones. El e-tron, con más potencia, caja de doble embrague, de sobras más equipado y que homologa un consumo muy inferior, empieza desde los 40.480 €.

6.290 € de diferencia. Es una inversión mayor, efectivamente. Aunque añadamos a la ecuación el S3 Sportback. Con cambio manual, los 300 CV cuestan casi 11.000 € más. Ergo, este compacto familiar, satisfactorio de la misma forma como rutero sport, queda dentro de la horquilla de importes Audi.

Adaptación de la fábrica

a3sportbacketronfabrica2
El grupo VAG está abriendo su cartera de híbridos a un ritmo enérgico. En cualquier caso, la conversión no parece suponer un trauma para las plantas, porque los están concibiendo como productos flexibles y que encajan mayormente en cualquier factoría del grupo.

Peter Kössler es el director de la planta de Ingolstad, y declaró que

Trabajar con modelos de producción en serie que incluyen sistemas de alto voltaje ha supuesto un nuevo reto para nosotros, pero lo hemos superado sin problemas. En todas las etapas del ensamblaje hemos logrado los máximos niveles de seguridad para nuestros empleados, y la máxima calidad para nuestros clientes.

Esta conversión no dolorosa y sin grandes inversiones humanas y ni monetarias, tal como lo veo, va a ser el corazón de una migración a los híbridos, vehículos que a medio plazo tienen posibilidades de crecer por encima del nivel de desarrollo del diesel.

Hay indicadores económicos que están dando señales de dicha transición. Aún es pronto para lanzarse a la piscina y jugar a las predicciones de Nostradamus, pero la agencia de prensa Reuters, por ejemplo, publicaba esta mañana un comunicado avisando de que el gobierno francés se plantea constreñir la distribución de coches de gasóleo. No sólo aumentado el precio por litro de combustible, sino encareciendo los impuestos de circulación y estipulando limitaciones de uso cuando hay una alerta de polución atmosférica alta.

Que este tema se haya puesto sobre la mesa en la política francesa es algo paradójico, porque todavía Renault y PSA son líderes europeos en tecnología diesel. Pero hay que ir pensando en mover ficha.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *