Arranca la producción del nuevo Auris en el Reino Unido: Toyota prefiere fabricar más caro para no perder calidad


Ya tenemos al Yaris produciéndose en Francia, y ahora que se cumplen 20 años de la inauguración de la planta inglesa de Burnaston, Toyota se reafirma en su estrategia de producir otro de sus modelos capitales desde Europa. Además, son las dos primeras plantas europeas que fabrican coches híbridos generalistas.

El idilio del complejo de Burnaston con el compacto de Toyota ya viene desde los años del Corolla, y el Auris siguió manufacturándose allí. Y ya ha empezado la producción del que es posiblemente el proyecto más ambicioso de la historia de la marca. Didier Leroy, Presidente y Consejero Delegado de Toyota Motor Europe, ha hecho unas declaraciones a la prensa que dan bastantes pistas de porqué Toyota ha invertido 230 millones de euros más en Burnaston en lugar de buscar países donde fuera más barato fabricar:

“Los empleados de TMUK en Burnaston y en la planta de motores de Deeside siguen demostrando que pueden ofrecer una calidad y eficiencia superiores, algo esencial para consolidar nuestra presencia en un mercado extremadamente competitivo”.

Toyota sabe que sus tres valores más preciados son la proyección ecológica, la calidad de fabricación y su consecuente fiabilidad reconocida mundialmente. Producir híbridos y coches de última tecnología en países emergentes podría ser mucho más barato, pero podría costarles todo el trabajo que llevan 75 años haciendo para posicionarse como la marca de coches más valorada del mundo. Con esta filosofía, ya llevan gastados en Burnaston 2.600 millones de euros desde 1992.

Lo barato sale caro

Muchos se preguntarán por qué Toyota va en dirección opuesta a los demás. Mientras Ford cierra plantas en Europa en favor de encontrar pastos más verdes, los nipones amplían las suyas. Seguramente en Toyota piensan que lo barato al final te cuesta muy caro si tu producto empieza a llenarte el buzón de quejas por defectos de funcionamiento o fabricación. Esto demuestra que es posible fabricar bien, vender a precios que no se desmadren y, además, rentabilizarlo todo.

No hay una única y obtusa manera de hacer las cosas, aunque a priori parezca que vas a salir perdiendo. Luego el tiempo acaba dándote la razón por obrar con sensatez. Otra prueba es que ya han tenido que contratar a 800 trabajadores más para la producción del nuevo Auris, y a todos ellos ha habido que darles formación completa sobre los nuevos procesos de construcción. Vayan sumando gastos. Pero ya hemos visto en Motor a Fondo que el nuevo Auris tiene todas las papeletas para reinventarse y superarse a sí mismo otra vez.

Didier Leroy lo tiene claro: “El nuevo Auris está en el centro de nuestra estrategia europea.” Por eso el año que viene, la versión familiar Auris Touring Sports también se hará en Burnaston, habrá que hacerle hueco, porque el Avensis también sale de allí.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *