Volkswagen Tiguan R-Line 2013 y cambios en el resto de la gama

Share on Facebook0Tweet about this on Twitter0Share on Google+0


Disponible para marzo la versión más exquisita del SUV compacto de Volkswagen. Es lo que sería un Laurin&Klement de Skoda, por la clase y el estilo que se le presupone a un acabado de alta cuna, pero también lo salpimentan con finuras deportivas. El que compra estos topes de gama suele querer que los demás lo perciban desde lejos, así que por fuera va bien trajeado.

Sobre todo por las llantas Mallory de 18 pulgadas (neumáticos 255/40, muy económicos a la hora de cambiarlos…). Y los salpicones de placas decorativas R-Line que se incrustan por la carrocería y el interior. Pargolpes pulidos con el color de la carrocería, faldones laterales, inserciones cromadas en mate, difusor trasero combinando el negro y el aluminio, alerón trasero y… claro, también los colores exclusivos como Blanco Candy, el Plata Metalizado Reflex o el Azul Noche metalizado. Lo dicho, el que opta por estas versiones quiere dejar bien patente que se ha gastado al menos 5.000 euros más que el resto de los mortales que conducen un Tiguan.

Y si te llevan en él, también te ha de quedar muy claro que hay mucho dinero invertido. La tapicería de cuero Viena, ya sólo como opción, sube más de 2.000 euros. Pero tenemos pedales y resposapiés de aluminio, logos bordados sobre los reposacabezas o la parte interior del techo Titán negro; muy glamourosa.

Sólo se puede pedir con tracción integral y los motores 2.0 TSI 210 CV DSG, o 2.0 TDI 140 y 177 CV. Esta última oferta diesel más potente es la novedad más reseñable en la gama Tiguan, ya que la podrán equipar otras terminaciones.


En Alemania, el R-Line 140 CV diesel con cambio manual costará 36.530 €, y el 177 CV DSG diesel será el más caro, 39.080 €. El de gasolina se queda en medio con 38.950 €. Insisto, son precios alemanes. Cuando Volkswagen comunique los importes para concesionarios en España me temo que serán algo más elevados.

Novedades mecánicas y de equipamiento para los otros Tiguan

Como las cifras de ventas en la península no son como para sacar pecho, Volkswagen ha equipado un poco mejor las versiones Country y Sport, que, por otra parte, son las que podrán llevar el nuevo 2.0 TDI del que venimos hablando.

Faros bi-xenón con el asistente dinámico de iluminación, asistente para aparcamiento y cámaras traseras, además del asistente de mantenimiento dentro del carril son lo más destacable.

Pero también aparecen 2 packs opcionales inéditos, así que por rascar el talonario que no quede. Techo panorámico y nuevo sistema de navegación con reconocimiento de señales. Las versiones básicas T1 y T1 Sport no incorporan nada nuevo que las haga más seductoras, pero tratan de equilibrar la balanza bajando ligeramente su precio de salida.

1 comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *