Volkswagen Golf GTE 2014, la versión híbrida del GTI


Hace unos meses que suenan cascabeles con este proyecto. Volkswagen confirma que la familia deportiva del Golf, además del GTI y del GTD, contará con un tercer gemelo, pero esta vez será un híbrido enchufable. Lo veremos en marzo en el Salón de Ginebra, cuando se esperan conocer precios y fecha de lanzamiento.

De momento, tenemos unas pocos dibujos 3D oficiales y los primeros datos de rendimiento.

El Golf GTE funciona de la misma manera que un Toyota Prius Plug-In. Es decir, que la batería de ión-litio refrigerada por líquido y con 8,8 kWh puede recargarse durante la conducción y permitirte un movimiento eléctrico a baja velocidad y durante pocos kilómetros. Pero también se puede conectar a un enchufe y llenarla al máximo.

De esta forma, la conducción eléctrica ilimitada es posible siempre y cuando selecciones el modo ‘E-Drive’ y renuncies a todas las prestaciones combinadas. Toyota dice que el Prius Plug-In tiene autonomía eléctrica para 25 kilómetros antes de enchufarlo otra vez en el garaje. En el caso del Golf GTE, el rango máximo homologado por la marca es el doble: 50 km.

Un compacto deportivo

La diferencia crucial con respecto al Prius es que el Golf GTE se erige como un compacto ‘sport’ y el Toyota es un rodador sereno. Mientras que Toyota emplea un propulsor térmico de ciclo Atkinson para reducir consumos, el Volkswagen echa mano de su 1.4 TSI en la versión de 140 CV, inclinándose más por la conducción estimulante que por la actitud de un corredor de fondo.

Cuando el impulsor eléctrico y el TSI funcionan al máximo, la potencia es de 201 CV, el 0-100 km/h lo cumple en 7,6 segundos y la velocidad máxima homologada es de 218 km/h.

En comparación con el GTI y el GTD, al Golf GTE lo lastra el peso de la parte eléctrica. Tarda un segundo más que que Golf GTI en hacer el 0-100 km/h. Pero también hay que decir que el GTI tiene un motor de 2 litros y 230 CV.

Por lo tanto, aunque se trate de un híbrido, estamos hablando de un compacto deportivo en toda regla. Kit sport de la carrocería, dobles escapes juntos como en el GTD, ruedas de 18 pulgadas y, en el interior, los asientos Tartán clásicos y el volante achatado en la parte baja.

Un deportivo híbrido para la venta general era un coto reservado a Honda con el CRZ, y se le ha criticado mucho por no pasar de los 137 CV. El Golf GTE será otra cosa. De todas maneras, habrá que estar muy atentos al precio y a la autonomía real con el tanque lleno de gasolina (VW apunta que son 940 km, unos 70 km menos que el diesel GTD). A partir de todos estos datos sabremos si es amortizable en comparación al gasolina y el diesel.

En marzo tendremos respuestas. Entretanto, puedes consultar el artículo de Fernando Tablado e indagar sobre los más rápidos de Wolfsburgo:

-COMPARATIVA ENTRE EL GOLF GTI Y EL GOLF GTD

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *