Toyota crea nuevos motores más eficientes

motor Toyota VVT-iE
En Toyota están obsesionados con la eficiencia. Es una obsesión parecida a la que tiene José Mourinho con los árbitros, para que te hagas una idea. Los japoneses quieren ser los mejores fabricantes de motores de la historia, así que están trabajando a destajo para mejorar todo lo que a día de hoy está sobre la mesa.

Lo último que sabemos, gracias a una nota de prensa que hemos recibido hace escasos minutos, es que han terminado dos nuevos motores. Se trata de un 1.3 litros de ciclo Atkinson y un 1.0 litros. Este último ha sido desarrollado con la colaboración de Daihatsu.

Aplicando conocimientos adquiridos

Todo esto tiene que ver con el respeto por el medio ambiente, pero también por una reducción de los consumos que cualquiera de nosotros agradecerá. Los motores en cuestión son capaces de sacar más partido a la combustión y aplican tecnologías de reducción de pérdidas que provienen del know-how adquirido con sus sistemas de propulsión híbridos (el motor de la segunda imagen es el del Yaris híbrido).

Hablan de una mejora en la eficiencia del combustible que rondará el 10% en comparación con los motores actuales. La renovación se llevará a cabo a corto plazo, puesto que sus previsiones hablan de hasta 14 variantes que estarán introducidas en 2015.

motor Yaris hibrido

El 1.3 gasolina

El gasolina de 1.3 litros funciona con ciclo Atkinson, que es el ciclo de combustión que incrementa la eficiencia térmica hasta alcanzar una relación de expansión superior a la relación de compresión. Es el que están utilizando en sistemas de propulsión híbrida, pero pronto también lo veremos en modelos gasolina que aprovecharán la reducción de pérdidas de calor que consigue gracias a una elevada relación de compresión (13,5).

La eficiencia térmica máxima de este motor será del 38%, lo que le situará en el máximo nivel de los motores de producción de su categoría.

El 1.0 gasolina

El motor de 1.0 litros logra una eficiencia térmica máxima del 37%. Lo logra tomando prestado el diseño de otro propulsor en la toma de admisión originar un flujo turbulento y una elevada relación de compresión.

Con todo esto, y con el famoso sistema de parada y arranque del motor automático (el Stop&Start), el motor de 1.3 litros consumirá un 15% menos, mientras que el de 1.0 litros experimentará una reducción del 30%. Todo ello en comparación con los modelos actuales.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *