Renault Clio RS 2013, los tiempos cambian


En los utilitarios más deportivos, Renault ha gobernado con mano de hierro desde que apareciera el ancestral Clio Williams con sus llantas doradas y su pintura azul noche. Me imagino que todos estabais ansiosos por saber qué ficha moverían los del rombo ahora que hay tantas balas urbanas. Pues no se han hecho de rogar y se lo han llevado París. Aunque no hay precios todavía ni fecha de comercialización, lo han mostrado henchidos de orgullo para que la gente lo toqueteara, y han contestado a todas las preguntas sobre cifras, diseño, mecánica…

Ya veis en la foto de abajo que el morro está retocado por la parte inferior con respecto a la gama normal que se pondrá a la venta el mes que viene mismo. Toda la relevancia en este frontal se la lleva el pedazo de anagrama de la marca. Es un lenguaje visual que arrancó con el Mégane pero que en el nuevo Clio se ha acentuado más, tal vez porque el coche es más pequeño pero el rombo sigue siendo igual de enorme. A pesar de todo, si me quedo mirando un rato la foto principal… La forma de cuña… El alerón trasero… La zaga… ¿No se parece un poco a un Ford Fiesta?


Es igual, lo que importa aquí delante son las luces LED diurnas y el pequeño spoiler al estilo de los turismos de competición para circuito. Dejemos el diseño para los expertos en las descripciones interminables. En Renault dicen que este pequeño aditamento aerodinámico frontal y el difusor trasero aumentan la carga aerodinámica un 80% delante y un 20% detrás. Es decir, que cuando el coche corre, el flujo del aire lo pega al suelo como una lapa.

Todos cambiamos con los años

Hay dos cosas que puede que a la legión de enamorados de los Clio les haga algo de repelús, pero creo que hay que tener la mente abierta hacia el futuro. Los tiempos cambian. La primera es que hay que decir adiós a las 3 puertas. Se mantiene el mismo diseño de los tiradores de las puertas traseras ocultos para que estéticamente siga pareciendo un deportivo. Alfa Romeo, Lancia, Seat… Muchos lo han hecho, ¿por qué no en un Clio RS? A mí me gusta, si alguien tiene algo que rebatir que se exprese, que para eso está Motor a Fondo.

La segunda es más delicada: adiós al motor atmosférico. A final se han acoplado a bailar al mismo son que los demás. Downsizing. El propulsor será 1.6 turbo, manteniendo inalterable la cifra de los 200 CV, aunque el turbo le da más par al motor y si a eso le añadimos las levas al volante de su cambio de doble embrague, las curvas pueden ser más divertidas.

Bueno, ¿qué os parece? ¿Os gusta? ¿Os decepciona en algo?

2 comentarios

  1. Me gusta bastante porque el nuevo Clio ha dado un salto enorme en cuanto a diseño, ahora mucho más deportivo. Sin embargo, como bien dices me recuerda muchísimo al Ford Fiesta visto desde el lateral.

  2. Desde luego que los tiempos han cambiado. Me encantaría poder dominar esos 200 CV con levas al volante. Por cierto, ese color amarillo, aunque digan que da mala suerte, le queda de lujo!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *