Renaul Fluence Sport 2.0 Turbo


Que nadie se llame a engaño: esto no lo vamos a ver en España. Aquí, los sedanes potentes no tienen salida comercial. No se les entiende como coches que pueden ser dinámicos o deportivos a la vez que funcionales. Pensemos que incluso Subaru optó por el sacrilegio de convertir el Impreza en un hatchback para ver si podía incrementar su cota de penetración en el mercado europeo. Así, pues, los españoles sólo disponen de dos escalones de potencia del sedán derivado del Megane: o 110 CV o, como tope, 145 CV. Pero los argentinos tienen más suerte.

Allí ya se puede pedir el Fluence Sport, una nada despreciable máquina diligente y exclusiva. Probablemente se extienda por esas latitudes y también puedan verlo por países como Méjico.

El motor que le han calzado es el mismo 2 litros que tenemos aquí, pero le han incluido un turbo que eleva su potencia 35 CV más y lo hace subir hasta los 180 CV. No es una solución muy moderna ni acorde con la tendencia a reducir cilindrada para calmar la voracidad de gasolina de los propulsores. Renault ha trabajado mucho en el downsizing y sigue haciéndolo, pero allí de momento dicen “ancha es Castilla”. Supongo que es porque el país tiene yacimientos de petróleo de una gran riqueza y eso les permite seguir viviendo de alguna manera en el pasado.

Prestaciones

Según los datos homologados alcanza los 213 km/h y acelera de 0 a 100 km/h en 8,6 segundos. En cuanto al consumo medio, se ha cifrado en 8,1 L/100, que es lo que comentábamos; un consumo algo disparatado para Europa con un coche así. La caja de cambios es manual de seis velocidades y será la única posible pues no hay planes de una automática.

Los Fluence Sport incluyen una completa dotación en la que no faltan los faros de xenón, el tapizado en piel, control de estabilidad, sistema de navegación Carminat TomTom, llantas de aleación de 17 pulgadas, techo solar eléctrico, etc. El precio recomendado es de 158.700 pesos, unos 28.610 € al cambio actual.

2 comentarios

  1. En Argentina no sobra el combustible y es caro, en España hagan de cuenta pagar 7.2 euros el litro para que se entienda lo que nos cuesta y si uno quiere seguir el paso de los europeos (con motores chicos y potentes como el sirocco) tiene que pagar cifras enormes que no justifican pagar 34mil dólares por ese auto (ese auto sólo lo tiene la gente clase alta), la gente de clase media prefiere usar autos viejos y ahorrar dinero (es lo que hay gracias a la actual “presidenta”).

  2. Hola Ariel, gracias por la información que nos das. Vuestros comentarios hacen que ésta sea una revista que mejore día a día.

    Si estáis pagando semejante cantidad de dinero por la gasolina es que os están comiendo a impuestos. Es una barbaridad.

    No me especificas a qué versión del scirocco te refieres, pero puedo asegurarte que, según motorización, los precios entre los vuestros y los nuestros son bastante calcados. Aquí también es un coche para la clase pudiente. Ya no se trata de tu presidenta o mi presidente. Estamos todos en el mismo barco. La clase media se ha tirado de cabeza a por coches que tienen más de diez años. Sufrimos la misma enfermedad.

    Un saludo!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *