Nuevos radares fijos en Las Palmas


La DGT continúa demostrándonos que uno de sus principales objetivos es tocarnos las narices con radares fijos, esos que tienen advertencia y que sólo sirven para que los conductores pisemos el freno poco antes de llegar al punto peligroso. Los últimos han sido instalados en la autopista GC-1 en Las Palmas de Gran Canaria, lo que demuestra que ni en el archipiélago se libran los conductores.

En total se han instalado siete nuevos radares fijos, aunque hay que decir que dos ya han sido destrozados por completo. Esta misma mañana tenían que empezar a funcionar a pleno rendimiento, aunque la policía se ha llevado una gran sorpresa al comprobar que dos de ellos no sirven para nada. Las lentes han sido rotas, y los más curioso de todo es que han sido los conductores los que han avisado del sabotaje, o al menos eso es lo que se puede leer en el Diario de Las Palmas.

Los arcenes de la zona donde están instalados esos dos radares son prácticamenet nulos, por lo que han sido una o varias personas las que caminando han llevado a cabo semejante acción con un buen martillo en la mano.

La DGT suele instalar cámaras de seguridad cerca de los radares fijos para que este tipo de actos bandálicos no ocurran, aunque puede que en esta ocasión los bándalos puedan huir sin miedo a ser detenidos, pues es muy probable que las cámaras todavía no estuvieran colocadas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *