Nuevo Nissan Micra restyling 2013, esta vez sí


Qué injusto es el mercado con un coche que cumple ahora 30 años. La última generación de este ciudadano no ha tenido la acogida que, en opinión de un servidor, merece un vehículo cumplidor, ahorrador y fiable. Es culpa de la propia casa, otra vez según mi opinión. Con la llegada del Pixo para ocupar el segmento A y la apuesta del Note para copar los utilitarios del segmento B, ¿dónde ha quedado el Micra?

En septiembre llega un facelift o restyling sumamente profundo. Si le hubieran cambiado algo en el chasis, estaríamos hablando de una nueva generación, como va a suceder con el Note pocos meses después, en otoño. El Micra restyling, desde luego, no se parece en nada al que va a relevar. Lo han alabado mucho, pero siempre le han criticado por esa cara de huevo cocido que tiene. Y en esto de los coches, la estética lo suele ser todo para muchos compradores.

Las buenas noticias es que no subirán los precios demasiado con respecto a los presentes, la mala noticia es que el Micra puede ir golosamente equipado, y eso hace que te atraiga y te hipnotice el catálogo en el concesionario, y de los 13.000 € que querías gastarte, acabes metiéndote en un crédito de 17.000 € en menos de lo que se tarda en decir Jesús, María y José.

De lo que cambia por fuera… Sabéis cuánto me molesta describir lo que ya veis en las fotos… Todo tiene ahora un aire más Juke: parachoques delanteros y traseros, ópticas, parrilla, antinieblas con forma triangular, luces traseras LED y las llantas son las opcionales de 16”. El color azul es precioso (a mi gusto), pero cuesta un dinerillo extra.

Vamos adentro, que es donde más ha mejorado. El actual tiene un tablero muy intuitivo y útil, pero es espartano, y los colores gris mate no le favorecen en absoluto. La consola central pasa a ser toda de color negro lacado, y la rueda circular que aglutina todos los mandos ha sido rediseñada y tintada también en elegante negro. Mucho mejor…


La consola de Infotainment ha escalado quince puestos de un tirón: ahora tiene el sistema Nissan Connect 2.0 en un pantallón de 5,8 pulgadas, que gracias a los acuerdos firmados con Google, permite hacer birguerías de conectividad, como preparar tu ruta desde casa en el ordenador y enviársela al coche para que ya esté programada cuando te subas a él.

Otro opcional que me encantaría probar: un artilugio que mide los espacios vacíos cuando te detienes a su lado, y dictamina si el Micra va a caber aparcado ahí dentro. Con los sistemas de avisos sonoros, luego te guía en la maniobra.

Otro paso más en el Pure Drive

El motor seguirá siendo el tricilíndrico gasolina 1.2 DIG-S, y las potencias continuarán en 80 CV y 98 CV, en función de si el bloque es atmosférico o turbo. Nissan dice que ha trabajado en reducir la fricción y mejorar el bombeo.

El dato que ofrecen como ejemplo de evolución es para el más que suficiente 80 CV manual de cinco velocidades: antes declaraba un consumo de 5,2 l de media y ahora es de 4,3 l. Las emisiones siguen cifradas en 99 g/CO2 por kilómetro. Pero ya conocéis de las distorsiones entre las cifras de fábrica y las reales

También continuará a la venta la versión con cambio automático CVT, que traga más, pero se mantiene dentro de los parámetros de evolución de ingeniería en gasolina que Nissan denomina Pure Drive, que pasa, lo primero de todo, por incorporarle a todos los coches el Start&Stop.

Con el motor de 98 CV y el alerón trasero que veis en las fotos, no habrá lugar para los nostálgicos que lloraron la desaparición del Micra Sport. Os daremos precios, gama y opcionales en septiembre. Estad atentos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *