Nuevo Nissan LEAF 2013: el duelo contra el Golf eléctrico está servido


Venimos hablando de él desde el noviembre pasado. Tan cerca de Ginebra y de su comercialización, tenemos muchos más datos y más precisos que entonces. No es que este artículo sea una fe de erratas, sino que las cifras bailan mucho desde los primeros comunicados hasta la configuración de fabricación final. Sucede con todos los coches

Que el Nissan LEAF sólo haya vendido unas 50.000 unidades en todo el mundo no significa que los japoneses vayan a tirar la toalla. Todo lo contrario, sólo implica que para la segunda generación, además de los cambios del propio coche, también habrá diferencias muy significativas en su política de comercialización. Aunque los eléctricos dan cifras de ventas muy marginales, son un banco de pruebas y un reclamo muy fuerte para sus marcas, algo que publicitariamente no se puede medir en números. Además de los eléctricos de Renault, el nuevo LEAF va a competir dentro de muy pocos meses con el e-Golf. Y éste sí puede ser su Némesis, de modo que aquí nadie se duerme en los laureles.

Para la segunda generación del LEAF se espera una rebaja del precio del 20%. Actualmente y sin contar con las ayudas públicas para estos coches, el LEAF sale por la friolera de 36.000€, de modo que podemos esperar números en torno a los 29.000 €. Todo dependerá de qué versión elijamos, porque el nuevo Leaf tendrá las clásicas variaciones de equipamiento de Nissan: Visia, Acenta y Tekna. Esto nos permitirá elegir desde ruedas con tapacubos y faros halógenos, hasta tapicería de cuero, luces LED y equipo de sonido Bose de bajo consumo.

Las evoluciones, además de esas luces un tanto Juke, se centran en retoques aerodinámicos para bajar su coeficiente de resistencia al aire de 0,29 a 0,28. Es decir, idéntico al del Prius. Por debajo de la chapa, el tren delantero está retocado a la europea. Es más rígido, menos asistido en su dirección y más dinámico en curvas. Las actualizaciones mecánicas también le han quitado 80 kilos de peso de encima. Una buena dieta.

Las cifras que parecían un tope empiezan a tambalearse

Pero la carnada está en todo lo que implica a su motricidad eléctrica. Homologa mejores números que el e-Golf en cualquier apartado. Para empezar, su autonomía escala hasta los 199 kilómetros (un 14% más que el primer LEAF). Esto es posible por mor de un propulsor, un inversor, un transformador y un sistema de recuperación de energía en frenada rediseñados desde cero.

Y lo mejor es que el nuevo cargador permite llenar las baterías a plena carga en la mitad de tiempo. En sólo cuatro horas, el nuevo LEAF está a tope de capacidad. Como esto siempre genera dudas sobre el maltrato a las baterías, Nissan ha extendido la garantía de las mismas. Sigue siendo de 5 años o 100.000 km, pero si se detecta un pérdida de capacidad de carga prematura, la marca se hace responsable.


La interacción entre conductor y vehículo también se ha refinado. Incluirá el sistema de cámaras para tener una visión total de la periferia del coche que se estrenó en el Qashqai 360º. Y se podrá configurar una ruta de navegación desde casa con Google Maps, en tu ordenador o en un tablet, y luego enviarla con la aplicación Google Send-To-Car al coche: todo listo y planificado antes de haberte subido en él.

Con semejantes cambios, el LEAF de segunda generación tiene todos los números de seguir anclado en el primer puesto de los vehículos eléctricos. A pesar de que los deseos de Nissan en cuanto a beneficios estén lejos de verse satisfechos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *