Nissan Terrano 2013, vuelve un icono pero será un Dacia Duster rebautizado


El notición llega de una presentación de prensa de Nissan en la India, donde sus productos están experimentando una escalada histórica. El presidente de Nissan Motor India, el señor Kenichiro Yomura, ha comunicado él mismo a los medios el renacimiento del Terrano, el primer boceto oficial y un buen racimo de detalles.

El que más sorprende es que no hay desarrollo alguno del modelo, de hecho se empieza su venta a finales de este mismo año. Simplemente es un Dacia/Renault Duster con otra chapa, otros materiales en el interior y otros packs opcionales disponibles. Pero es exactamente el mismo coche: un SUV del segmento C puro, que en la India representará un vehículo de lujo y en otros mercados podrá competir con tiburones como el Ford Kuga.

El éxito dependerá del precio, porque en principio Nissan quiere conservar las motorizaciones del Duster (1.6 gasolina 105 CV y el célebre 1.5 dCi en su versión de 110 CV). Aún eligiendo una opción con tracción delantera o 4X4, si la firma no implementa bloques más potentes o tricilíndricos más modernos que disparen los importes a desembolsar, podríamos estar hablando de un revulsivo en las ventas con precedentes como el del propio Duster, que durante su primer año acumuló listas de espera de 14 meses debido a su alta demanda.

Se ensambla en la planta de Oragadam, en el estado del sur de la India de Chennai, de donde también salen los Duster locales y los que van al Reino Unido e Irlanda. El diseño no es nada arriesgado ni muy diferente al Duster, podéis comprobarlo comparando las dos fotos. Ni siquiera en la parrilla se han decantado por un estilo Juke o Qashqai, o líneas más expresivas como la del recién renovado Micra. Es un frontal sencillo, bonito y limpio; el estilo de diseño que suelen reservar para sus todoterreno más grandes.

La alianza Renault-Nissan en tiempos de tormenta está resultando una de las iniciativas empresariales más acertadas de las últimas décadas. Que Nissan aproveche el Duster enteramente no significa que el nuevo Terrano vaya a ser una patata. Al contrario, sólo sirve para elogiar el magnífico trabajo que hizo Renault con el Duster, porque Nissan tiene unos estándares de calidad y autoexigencia muy elevados, y no vende cualquier cosa.

El Terrano es un icono. Su segunda y última generación fue fruto de un pacto con Ford, cuya versión gemela se llamaba Maverick. Y aunque la producción de ambos modelos en la planta de Barcelona cesó en el 2006, dejó una buena caterva de entusiastas. La Guardia Civil aún los usa. Y sin ir más lejos, no hace mucho alguno de vosotros comentó en Motor a Fondo que tenía un Terrano y estaba pensando en cambiarlo por un Qashqai. Ya le puedo decir que son dos coches distintos y que no tiene porqué hacerlo. Con un poco de paciencia, podrá volver a tener un Terrano nuevo.

Más detalles conforme nos vayan llegando.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *