Mercedes-Benz SLS AMG GT Final Edition


El Mercedes-Benz SLS AMG es uno de los coches que añadiría a la lista de los Reyes Magos sin pensármelo dos veces. Pese a que ya está demostrado que no puede volar aunque circule con las puertas abiertas a gran velocidad, sigue siendo un superdeportivo de otra galaxia, un modelo con personalidad propia que nunca pasará de moda.

El SLS AMG GT definitivo

La firma alemana ha decidido preparar una nueva edición del SLS AMG, pero esta vez estamos ante la última si hacemos caso al nombre de la misma: Mercedes-Benz SLS AMG GT Final Edition. Solo se fabricarán 350 unidades que se diferenciarán entre sí por una placa identificativa incrustada en la consola central, justo debajo de la palanca de cambios.


Todavía no sabemos cuánto costará cada una de las unidades que producirán, pero sí sabemos que llegarán al mercado en marzo de 2014. Teniendo en cuenta que el SLS AMG GT descapotable cuesta 254.200 euros y el SLS AMG GT coupé cuesta 243.900 euros, tenemos que esperar un precio que perfectamente oscilará entre los 270.000 y 280.000 euros.

Fibra de carbono por doquier

Este alas de gaviota ha sido presentado en los salones de Tokio y Los Ángeles presumiendo de fibra de carbono, que es lo que le diferencia del SLS AMG GT convencional. Dicho material lo encontramos en el capó, en el splitter frontal, en las carcasas de los retrovisores y en el alerón trasero, que por cierto es más grande.

Ambas versiones del SLS AMG GT Final Edition, la coupé y la descapotable, comparten motor. Es un ocho cilindros en “V” de 6.2 litros de cilindrada que puede entregar 591 CV. Es la misma potencia que ostenta el SLS AMG GT, pero el 0 a 100 km/h se lo ventila una décima de segundo más rápido (en 3,7 segundos). La velocidad máxima no varía, ya que sigue limitada electrónicamente a 320 km/h.

Cambios respecto al SLS AMG

La caja de cambios es automática de doble embrague AMG Speedshift DCT 7. La suspensión es AMG RIDE CONTROL Performance (con los muelles y los amortiguadores más duros que los del SLS AMG a secas) y cuenta con dos programas a elegir: Sport y Sport Plus. El primero está pensado para carreteras que puedan tener alguna imperfección, mientras que el segundo está pensado para darlo todo en circuitos y pistas con muy buen asfalto.

Los neumáticos son de 265/35 delante y 295/30 detrás. En eso no ha cambiado respecto al SLS AMG. En lo que sí cambia, como le pasa al SLS AMG GT, es en el tamaño de las llantas. Hablamos de 19 pulgadas delante y 20 detrás con diseños específicos para el SLS AMG GT y SLS AMG GT Final Edition.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *