McLaren P1 GTR: 1.000 CV con ganas de cabalgar

McLaren P1 GTR 5
Por si creías que lo del McLaren P1 era insuperable, la firma británica ha decidido crear un prototipo que supera a todos los superdeportivos que han salido de la planta de Woking hasta la fecha. Se llama McLaren P1 GTR y su potencia infunde respeto. Son 1.000 CV que se controlan desde los pedales y la caja de cambios, pero también desde su volante inspirado en la Fórmula 1. De hecho, los ingenieros lo han fabricado basándose en el MP4-23 de la temporada 2008, un monoplaza con el que Lewis Hamilton logró conquistar el Mundial de Pilotos.

Radical, muy potente y en edición limitada

Estéticamente es un espectáculo. No se puede decir que es soso, ya que está repleto de líneas curvas y entradas de aire. Todo ello a ras de suelo y con un alerón con el que es imposible pasar desapercibido.

Volviendo al volante, hay que decir que con él se puede gestionar la entrega de potencia de los motores y la configuración del chasis. Toda una ventaja para quienes saben administrar ese poder, que normalmente son los pilotos. De ahí que este modelo no sea un modelo de producción. Ahora mismo es un prototipo que se venderá en edición limitada. Planean una tirada de 375 unidades con un incremento de potencia de 84 CV en su motor gasolina V8 de 3.8 litros.

McLaren P1 GTR
Los asientos no pesan prácticamente nada. Son de fibra de carbono y se fabricarán a medida para que los propietarios no sufran dolores de espalda. Preocupándose también por la salud de los millonarios que lo comprarán, le han colocado unos cinturones con arneses y seis puntos de anclaje. Normal teniendo en cuenta las sacudidas que puede darte esta bestia si no sabes controlarla.

Precio prohibitivo

Lo peor de todo, como suele suceder en estos casos, tiene que ver con el precio. Por una unidad del McLaren P1 GTR tendrás que pagar 1,98 millones de libras, que al tipo de cambio actual equivale a unos 2,5 millones de euros. Mejor esperamos a que lancen una réplica a escala 1:18, ¿no?

Vídeo y galería de imágenes

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *