Mark Webber conduciendo un Porsche 911 GT2 RS


No hay nada como ser piloto de Fórmula 1 para que te dejen probar coches espectaculares como por ejemplo el Porsche 911 GT2 RS. El australiano Mark Webber tuvo la oportunidad de subirse al nuevo deportivo de la firma alemana, algo que ha sido posible porque Red Bull lo permite a pesar de que tiene un acuerdo firmado con Infiniti (muchas escuderías no lo permiten porque tienen contratos en exclusividad con algunas marcas).

El superdeportivo sólo tendrá 500 unidades en la calle, y seguramente la mayoría de ellos no tendrán ni la más mínima idea de conducirlo. Lo que sí tendrán, eso sí, es un buen puñado de euros para poder pagar esta máquina que monta un motor de 620 CV de potencia.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *