Los ‘Safety Car’ en la historia de la Fórmula 1


Los Safety Car son los coches encargados de aminorar la marcha y retener a los monoplazas en carrera tras alguna circunstancia que lo exija: accidente, lluvia… A lo largo de la historia de la Fórmula 1 han pasado por los circuitos numerosos modelos que han hecho las veces de Safety Car, siendo Mercedes la marca que cuenta actualmente con tal honor. Pero, ¿qué otros modelos han servido como Safety Car en la historia de la Fórmula 1?

Porsche 914 de 1973-1981


En la vuelta número 32 del Gran Premio de Canadá (1974) de Fórmula 1, un choque entre François Cevert y Jody Scheckter (ambos pilotos de Elf Team Tyrell) causó el importante debut del primer Safety Car en la historia: un Porsche 914 de color amarillo. Éste modelo de 210 CV y menos de 900 kg de peso, se unía a las ambulancias y los operarios que penetraban en la pista para atender a los afectados, sabiendo que su importancia estaba testada en el futuro del campeonato. Un importante hecho histórico que propulsó la introducción del Safety Car en la Fórmula 1, fue el accidente que le costó la vida a Roger Williamson en el Gran Premio de los Países Bajos de 1973 (su segunda carrera en la Fórmula 1).

Lamborghini Countach 1981-1993


En realidad, y desde su debut en 1973, el protagonismo del Safety Car no mantuvo una línea ascendente en las pistas de la Fórmula 1, debido a algunas complicaciones de su modus operandi y dudas en la implantación del mismo. No obstante, desde el año 1973 hasta 1993, los médicos de pista usaban un Lamborghini Countach como coche de auxilio, el mismo que evolutivamente hacía algunas faenas de regulación. Éste modelo fue visto en el Gran Premio de Mónaco de 1981, de 1982 y 1983.

Fiat Tempra de 1993


Una década después, en el GP brasileño de 1993, un Fiat Tempra salió a pista ya como Safety Car oficial de la Federación Internacional del Automóvil, debido a las malas condiciones húmedas.

Opel Vectra y Honda Prelude en 1994


En 1994 vimos dos modelos completamente diferentes de coches de seguridad. En el mismo instante que Ayrton Senna sufría un choque mortal en el Gran Premio de San Marino 1994, un Opel Vectra salía rápidamente de los boxes FIA para realizar su trabajo (aglomerar los pilotos a una velocidad adecuada ante un incidente de pista). Sin embargo, éste modelo era demasiado lento y los bólidos que le seguían no podían mantener la temperatura en sus neumáticos, lo que provocaba más reventones y abandonos de los necesarios. Por ello, un accidente entre Gianni Morbidelli y Martin Brundle en Suzuka hizo que un Honda Prelude sustituyese al modelo alemán anterior. Se trataba de un coche más potente que cuajó bien en la Fórmula 1 al menos, hasta final de temporada.

Porsche 911 GT2 en 1995


Aunque un Lamborghini Diablo se dejase ver durante el GP de Canadá de 1995, el coche de seguridad más habitual por aquél entonces fue un Porsche 911 GT2. Se estrenó durante una lluviosa mañana en el circuito belga de Spa, mismo fin de semana que Schumacher y Hill protagonizaron la famosa batalla wheel rubbing (roce de rueda).

Renault Clio y Mercedes C63 AMG en 1996

Quién iba a pensar que un Clio Williams se plantase delante de los bólidos de Fórmula 1 en el GP de Argentina 1996, después que el coche de Luca Badoer volcase en pista quedando al revés. En este vídeo podemos ver el modelo francés en acción:

Unas carreras después, el primer Safety Car de la casa Mercedes (un modelo C63 AMG) salió a la palestra de la Fórmula 1 en Spa-Francorchamps. Desde ese momento, la empresa alemana se haría cargo de suministrar coches totalmente preparados para labores de seguridad en el gran circo.

Mercedes 1997- Actualidad


Desde 1996, Mercedes-Benz proporciona coches con paquete deportivo AMG para realizar las funciones de Safety Car. El primer modelo fue un C63 AMG, aunque fue sustituido la temporada siguiente (1997) por un CLK55 AMG. El nuevo milenio trajo consigo un modelo más potente, adaptado a las nuevas normas de la FIA, y basado en el CL55. Así, hasta 2008 pasaron por pista modelos como el SL55, el CLK55, el SLK55 y el CLK63 AMG. En 2010 conocimos el SLS GT, que mantenía a los pilotos a raya cuando la bandera amarilla ondeaba en pista.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *