Lavado de cara al Mazda MX-5


El roadster más vendido del mundo. Qué topicazo. Pero los tópicos existen dentro de ese mismo mundo que los refranes: son las certezas más claras y concisas que existen. Es así de simple. Mazda creó un mito, y los mitos perviven, pasean sobre el tiempo sin que nada les afecte. De tanto en tanto se les da algún meneo y la máquina de hacer dinero sigue girando. En otoño llegará este restyling del Mazda, que debería ser el último antes de su evolución hacia una auténtica nueva generación y de la que probablemente se hablará a partir del año que viene.

No nos vamos a detener en describir mucho lo que es obvio porque está en las fotos. Decir simplemente que la carrocería a cedido un poco de espíritu gentleman en favor de unos ropajes más agresivos, entendiendo esta agresividad dentro del universo estético japonés.

Sobresale el rediseño de los paragolpes, con una entrada de aire en la zona delantera que ha aumentado su tamaño. Habrá nuevos modelos de llantas y en el lateral vestirá un spoiler más prominente y aerodinámico.

Seguiremos pudiendo optar por el popular techo de lona y por el techo rígido plegable. También se podrá seguir eligiendo entre un cambio manual y uno automático. No tengo las cifras de qué opción para el cambio de marchas ha triunfado más, pero creo que si te compras un MX-5 lo que quieres es cambiar de marchas tú mismo, y cuantas más veces mejor.

Espíritu distinguido

Otra cosa que nos enseñan las fotos es el nuevo color para la carrocería. Lo llaman Metropolitan Grey y consigue que el coche no parezca un escaparate para fanfarrones. Es discreto y elegante, como le corresponde a la esencia de este roadster.

Por dentro los materiales son nuevos. Así como a la carrocería le han querido dar un caracter más incisivo, en el interior han buscado hacerlo distinguido y refinado.

Los motores seguirán siendo los gasolina atmosféricos actuales: un 1.8 de 126 CV y el 2.0 de 160 CV. Ahora bien, la cosa se pone interesante porque los ingenieros de Mazda afirman que han cambiado el mapeado del pedal del gas en la versión con cambio manual para “darle al conductor más control cuando acelera desde una velocidad reducida”. También dicen haber ajustado todo el sistema de frenos para tener unas mejores sensaciones sobre el pedal. Dirección y suspensiones también han sido revisadas.

La guinda la ponen en materia de seguridad pasiva. Cuando se detecta un impacto frontal contra un transeúnte, el capó se eleva y luego vuelve a bajar para tratar de minimizar las lesiones. Ya lo tenía, pero ahora la respuesta la han rebajado a unos milisegundos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *