Las ventajas del cambio automático


España continua siendo uno de los países del mundo que vende menos coches con cambio automático. Primero fue una opción exclusiva para los coches de alta gama o marcas de lujo, donde todos y cada uno de los modelos tienen su versión de cambio automático. En definitiva, esta nueva tecnología permite evitar la engorrosa tarea de cambiar de marcha cada pocos segundos.

La conducción resulta mucho más sencilla y cómoda, prestando más atención a la carretera, lo que mejora la seguridad del trayecto. El coche sólo tiene dos pedales: el acelerador y el freno. Te puedes olvidar de todo lo demás. El mecanismo y la electrónica se encargan de seleccionar y engranar la marcha adecuada en cada momento.

La falta de cultura automovilística hace que muchas personas piensen que el cambio automático está inventado para quienes muestran pocas habilidades en la conducción. Otra limitación importante es su mayor precio y consumo de combustible, casi medio litro más por cada 100 kilómetros. Actualmente existen diversos de sistemas de cambio automático distintos y lo cierto es que se han mejorado tanto que casi todos cambian mejor que nosotros, el más famosos es el DCT de doble embrague.

El cambio entre marchas es muy suave y rápido, evitando la pérdida de potencia en el paso de una a otra. El cambio automático se ha convertido en una opción muy recomendable que cada vez más personas saben apreciar. Algunas de las ventajas más destacables es que no permite calar el coche en las arrancadas, no existe desgaste de embrague y no hay posibilidad de equivocación de un cambio de marchas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *