Ferrari comienza a tener problemas con el motor V6 turbo de 2014


Los problemas en la escudería italiana Ferrari parecen una escena en el camarote de los hermanos Marx. Las evoluciones que hasta ahora hemos observado en el bólido rojo de Maranello durante la presente campaña, padecen de ineficiencia y desarrollo.

El mayor desafío técnico lo tendrán sin embargo con las nuevas reglas que impondrá la FIA en 2014, causa y efecto de un nuevo problema para Ferrari; la evolución del motor V6 turbo para la próxima campaña.

La casa roja de Ferrari no parece atravesar por buenos momentos en su factoría de Módena, tierra del famoso vinagre. Los expertos dicen que la temporada que viene puede presentarse con muchos defectos en cuanto al motor del vehículo.

Y es que los ingredientes con los que la FIA condimentará el próximo campeonato de Fórmula 1 de 2014 constarán de un 30% menos de consumo de combustible para los motores (obligando a fabricar un concepto nuevo de propulsor), dos turbopropulsores de motor-generador eléctrico, una transmisión de ocho velocidades, una aerodinámica castrada y menos espacio para la instalación de componentes. Con estas relimitaciones, la FIA (Federación Internacional de Automovilismo) espera mejorar en costes e igualdad entre fabricantes buscando medios que limiten el desarrollo en estas nuevas motorizaciones.

Ferrari, la escueería estancada


Las informaciones que han llegado desde Italia abren varios problemas en la escudería a raíz de las evoluciones. Mercedes parece tener un as entre la manga con 100 CV más en su motor que sus máximos competidores. Mientras equipos como Lotus (o el mismo Mercedes) ya han levantado él telón de sus motores para el proyecto de 2014, a Ferrari le suenan los grillos a la hora de aclarar sus problemas con el V6 turbo.

El sobrepeso de la mecánica y la altura del vehículo también comienzan a cobrar protagonismo para Luca Marmorini y su equipo de ingenieros en Ferrari. El propio Marmorini declaró para un medio italiano que: “la caja de cambios será un problema de centímetros, trataremos de controlar los dispositivos y elementos de suspensión para ahorrar espacio en la caja de engranajes (…) Desde un punto de vista técnico, todo esto es emocionante”

Lo que está claro es que los fabricantes de motores han de ponerse las pilas si no quieren que se repitan las escenas de temporadas pasadas con continuas roturas de motor que hipotecaban las carreas de los pilotos. Lo que prometía convertirse en una oportunidad para acercarse a los Red Bull vía motor (lo que siempre le gustó a Enzo Ferrari) ahora parece que va camino de convertirse en un nuevo quebradero de cabeza.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *