El regreso del X-Type es el próximo objetivo de Jaguar


Noticia fresca, el director general de la marca, Adrian Hallmark, ha explicado a la prensa británica que ya es hora de volver por la puerta grande a la pugna de las berlinas medias. BMW Serie 3, Audi A4, Lexus IS y Mercedes Clase C se encontrarán con un felino que les busque las cosquillas. Jaguar desapareció del mapa en el 2009 cuando se fabricó el último X-Type, su sedán más accesible. Ahora confían en que no les va a costar demasiado ponerse al día en esta selva. Ansiosos estamos por ver algún concept o alguna recreación por ordenador para imaginarnos qué aspecto tendrá. Pero siendo optimistas, no lo podemos esperar antes del 2014 o el 2015.

Salir de Ford y entrar en Tata le ha funcionado bien a los británicos con el tiempo. Han tenido más libertad para inventarse un estilo de diseño que enterrase el clasicismo inglés y también han tenido manga ancha para decidir qué modelos sacar y en qué segmentos pelearse. Ahora mismo, tenemos una marca que se ha ganado el respeto y la admiración en las berlinas de muy alta representación y en los deportivos. Pero con el deceso del X-Type, Jaguar está totalmente fuera de la competición en la zona premium más mundanal.

Cierto es que la marca había anunciado que la siguiente criatura de Jaguar sería un SUV de tamaño medio, pero Adrian Hallmark ha decidido que hay que darle absoluta prioridad al sedán y aparcar los experimentos que quedan muy bien de cara al público pero que tienen menos posibilidades de ser rentables a medio plazo. De ahí el golpe de timón.

Calcar las estrategias germanas

Las declaraciones de Hallmark son claras: “Aunque el mercado de los SUV es creciente, el de los sedanes sigue siendo el doble de grande, especialmente en los Estados Unidos (…) Un Crossover haría más ruido que un sedán, pero ya hay SUVs bajo el paraguas de la compañía, así que no es que tenemos demasiada prisa por fabricar uno nuestro.”

Refiriéndose a los alemanes, Hallmark confiesa que a primera vista puede que no esperes tantos beneficios de un sedán como de un SUV, pero que lo que nadie puede imaginarse es a Audi dejando de fabricar el A4. Y tiene razón. Además, las marcas alemanas tienen la astucia y la flexibilidad para exprimir sus plataformas con coupés y versiones familiares, que multiplican la oferta y las posibilidades de réditos con muy poca inversión extra.

En principio, esto es lo que debería tener en mente Jaguar. No sabemos cuál será el nombre del baby-sedán, si seguirá llamándose X-Type o si harán un borrón y cuenta nueva. Yo creo que en el imaginario de los conductores esa nomenclatura sigue teniendo mucha entidad, pero habrá que ver si eso es suficiente para volver a hacerse un hueco en este nicho después de tanto tiempo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *