Bugatti Veyron Grand Sport Black Bess con detalles dorados

Bugatti Veyron Grand Sport Black Bess 2
“Póngame un poco de exclusividad, por favor. Póngame la quinta leyenda de la serie más ostentosa que ha fabricado Bugatti a lo largo de su historia”.

Podría ser la petición de alguien que nunca ha alquilado un utilitario para irse de vacaciones porque siempre se ha movido en yate. El nuevo Veyron Grand Sport, el quinto de la serie Veyron Legends, es un caramelo que solo se podrán llevar a la boca los más ricos del planeta, puesto que tiene un precio de 2,15 millones de euros. Y por increíble que parezca, habrá peleas por hacerse con él, ya que solo se fabricarán tres unidades del Bugatti Veyron Grand Sport Black Bess que protagoniza esta entrada (igual que sus hermanos).

En honor a un histórico

Es un homenaje al Type 18 Black Bess, el coche más rápido del planeta hace 100 años. Como el Veyron Grand Sport Vitesse es el descapotable más rápido del mundo según el Libro Guinnes de los Récords, podríamos decir que entre ambos hay alguna que otra similitud.

Otra la encontramos en el volumen de producción. Del Type 18 Black Bess solo se fabricaron siete unidades, de las cuales todavía se conservan tres en buen estado. Como es lógico, están en manos de clientes muy selectos, lo mismo que pasará con las de este Veyron Grand Sport Black Bess.

Roland Garros tenía un Type 18 Black Bess

Bugatti Veyron Grand Sport Black Bess 12
Por aquel entonces era una bala que alcanzaba los 160 km/h de velocidad máxima gracias a su motor de 5.0 litros y 4 cilindros. Ettore Bugatti tuvo el placer de conducirlo, mientras que el aviador Roland Garros, que da nombre a uno de los torneos de tenis más importantes del circuito, se hizo con una de las siete unidades tras alucinar con sus prestaciones.

Como ha pasado un siglo y la mecánica ha avanzado una barbaridad, este Veyron Grand Sport es mucho más potente. Su motor es un 8.0 litros con 16 cilindros capaz de entregar 1.200 CV para superar la barrera de los 400 km/h.

Detalles distintivos

A nivel estético apreciamos una serie de detalles que muestran lo inspirado que está en el Type 18 Black Bess. La carrocería es negra con toques dorados, y hasta se han permitido el lujo de colocar varias inserciones de oro puro tanto en el interior como en el exterior. Si hay quienes roban logotipos y tapas de llantas, imagina lo que puede pasar…

Bugatti Veyron Grand Sport Black Bess 10
En la plancha central (entre los asientos) y en los paneles de las puertas han pintado a mano sobre el cuero para que quede claro que es una de esas versiones especiales que no se ven todos los años.

Recuerda que ya habíamos visto cuatro leyendas, que por cierto, ya tienen comprador:

Bugatti Veyron Vitesse Jean-Pierre Wimille
Bugatti Veyron Jean Bugatti
Bugatti Veyron Meo Constantini
Bugatti Veyron Rembrandt Bugatti

¿Qué nos deparará la sexta y última leyenda de esta exclusiva colección? Lo único que sé es que no me la podré comprar.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *