BMW Serie 3 a punto de pegársela en Nürburgring


Por el circuito de Nürburgring circulan coches de todo tipo. Desde los superdeportivos más espectaculares y de última hornada hasta coches que tienen más de 20 años de antigüedad. Es un lugar abierto a todo el mundo que quiera pagar un buen puñado de euros para dar unas cuantas vueltas y pasar un día diferente.

Algunos de ellos tienen mucho coco y no van más rápido de lo que deben, pero otros no tienen tantas neuronas y exprimen el acelerador más de lo recomendable. Tal vez porque necesitan una dosis más alta de adrenalina, o tal vez porque quieren amortizar el dinero que han pagado para entrar a uno de los autódromos más legendarios de Europa.

Trompo con final feliz

Este pasado fin de semana no hubo que lamentar accidentes, pero sí determinados sustos que no pasaron a mayores. Es el caso del protagonista del siguiente vídeo, que conducía su viejo BMW Serie 3 a toda castaña para dejar atrás al Hummer que tenía a escasos metros de distancia.

Creyendo que era el mejor piloto del barrio y con ganas de presentar su candidatura al Campeonato Alemán de Turismos (DTM), entró pasadísimo en una curva y no se la pegó porque pudo reaccionar a tiempo dando un volantazo mal ejecutado. No se libró de un trompo que por poco le convierte en chatarra y se le quitaron las ganas de dar la nota.

A continuación podéis ver a otros que aprovechan las famosas jornadas conocidas como Touristenfahrten. El Infierno Verde está lleno de demonios con pegatinas del tipo “Mala Vida”…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *