Audi se olvidará de los motores V10 y W12

Audi-V10
Audi ha tomado una decisión que más de un fabricante ha tenido que tomar. Las leyes, el respeto por el medio ambiente y la demanda de los clientes te obligan a mover ficha en el apartado mecánico, y eso es justo lo que están dispuestos a hacer los de Ingolstadt para contentar a los que piden una política de downsizing real.

Una decisión que tarde o temprano tenía que llegar

Los grandes damnificados van a ser los motores más grandes de la casa, los que han servido para dar vida a sus modelos más potentes. Me refiero a los V10 y W12, cuyo ciclo de vida podría llegar al fin en los próximos meses.

No hay que olvidar que en estos momentos están utilizando el V10 de 5.2 litros en el Audi R8, que por cierto es un motor que también monta el Lamborghini Huracán. El W12 de 6.0 litros, por su parte, es el que moverá al Audi A8 en su versión más cañera (más razonables son el V6 3.0 TFSI de 340 CV gasolina y el V6 3.0 TDI de 286 CV diésel).

El caso es que están dispuestos a reducir la cilindrada y recurrir a la turboalimentación para fabricar motores más pequeños. Peter Mertens, jefe de desarrollo técnico de Audi, lo tiene claro:

Reduciremos nuestras combinaciones de motores y transmisiones, pero familias enteras podrían desaparecer. ¿Necesitamos realmente un V10 y un W12 en nuestra próxima generación de modelos?

Peter-Mertens-Audi

Los V8 tampoco están a salvo

Eso es lo que les ha contado a nuestros compañeros de Automotive News, a quien también les ha dicho que los V8 corren peligro, a pesar de que todavía son muy útiles para mover coches de gran tamaño:

Tenemos un importante grupo de clientes que quieren motores de ocho cilindros en modelos grandes. ¿Existirán para siempre? No, pero sí por un largo tiempo.

Confianza ciega en la demanda de eléctricos e híbridos

Entre 2018 y 2020 pretenden lanzar un eléctrico puro cada año. De hecho, son muy optimistas en ese sentido, ya que esperan que en 2025 un tercio de las ventas correspondan a modelos híbridos y eléctricos. ¿Pasará eso en España? Al ritmo que vamos me temo que no, a menos que todos los fabricantes se pongan de acuerdo y reduzcan drásticamente la cantidad de versiones con motor de combustión que se oferta en estos momentos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *