Análisis Fiat Panda Young 2014

Fiat_Panda_Young_01
Estoy de acuerdo en que el Panda es un utilitario fantástico y que los motores TwinAir de dos cilindros son mérito única y exclusivamente de los italianos. A falta de saber lo que les pasará con ocho años de uso intensivo y 150.000 km., las prestaciones declaradas son convincentes. Pero chicos y chicas, el Panda es caro. Los interesados en coches anticrisis tienden a echarle un vistazo, pero pronto se lo quitan de la cabeza.

Aunque, desde ya, la versión más raspada y mediocre, la Pop, como mínimo tiene un equipamiento decente y un precio algo más ajustado. No son los 6.595 € que salen en el anuncio, ni mucho menos, pero sí que se nivela a otros pequeños de prestaciones y equipamientos parejos.

Por lo pronto, el impulsor sigue siendo el más soviético, el 1.2 cuatro cilindros atmosférico con 69 caballos, sin que se permita aplicarle el cambio automático Dualogic. Un punto a su favor es que este motor sí que está garantizado que no se rompe, y que se escapa en España del impuesto de matriculación. Con el coche cargado y en un puerto de montaña, puedo dar fe de que hay que tomarse un Trankimazin para no ponerse nervioso: estresa cuando ves que los que vienen detrás te clavan el morro en la zaga y te vuelves loco buscando un hueco en el carril derecho.

Pero tampoco se pensó para eso; aunque puedas salir de ruta, este propulsor es más bien urbanita, con su indicador de cambio de marcha para ahorrar gasolina y la dirección Dualdrive con modo City, que facilita el aparcamiento en un pis pas, con el volante flotando entre tus dedos.

El Pop es fantasía

Fiat_Panda_Young_02
La cultura pop consiste en hacer héroes de cartulina y espejismos de plexiglás. Nada podría encajar mejor con este acabado del Panda, que adolece de lagunas imperdonables. Vale que las llantas sean de acero, con 14 pulgadas y tapacubos, pero ni tiene ESP, ni faros antiniebla y da vergüenza ajena escribir que tampoco lleva aire acondicionado. Como tengas que recurrir a los ‘packs’ de 500 euros, regresamos al principio del laberinto: el Panda es caro.

Panda Young: equilibrar la balanza

La edición Young subsana en buena parte las dolencias del acabado de acceso –aunque me enerve bastante que continúen sin acoplarle el ESP– y se pone a tiro si te gusta el Panda y el gasto mensual que puedes permitirte es el que es.

Sigue teniendo sólo cuatro airbags, los elevalunas traseros manuales, ni un triste avisador acústico de aparcamiento y las llantas de acero demasiado pequeñas, que hacen barquear al coche en las curvas, pero se han tomado la molestia de pintarlas en gris mate.
Fiat_Panda_Young_03

De los colores ‘Blanco Gelato’, ‘Rojo Passione’, ‘Verde Claro’ y ‘Gris Argento’ yo no haría mucho caso: es dinero que se va por el sumidero. No me aporta nada. Tampoco el extra que hay que pagar para que el techo y las coquetas de los retrovisores sean de color negro.

Fiat_Panda_Young_07
Otro hecho irrelevante son las costuras amarillas en los asientos y el logo en el respaldo del conductor. A los dos años me gustará ver el aspecto ajado y sucio que se les quedará.

Pero la razón por la que el Panda Young adquiere algo de decencia es que, al fin, tiene aire acondicionado y un equipo de audio y una tecnología de comunicación del siglo XXI. Y no hay que abonar dinero de más.

Fiat_Panda_Young_06
La radio Clarion FZ502E se empareja con el teléfono, permite el manos libres con el protocolo de Parrot (calidad remarcable) y te deja escuchar la música que tengas en la memoria del smartphone vía Bluetooth. Esto está bien, porque no hay cables de por medio; es lo que llaman difusión musical por Streaming. En mi experiencia, a pesar de todo, la calidad del audio baja sensiblemente.

Sin embargo, la radio también tiene conectores auxiliares USB y mini Jack para acoplarles reproductores mp3 externos, y entonces sí que se saca partido de los 50W de potencia que tiene repartidos en los 4 altavoces.

Fiat_Panda_Young_05
Cerrando este capítulo, insisto en que si el Panda te atrae y el bolsillo te aprieta como a mí, con el Young 2014 se abre una ventana.

Y sea como sea, no dejaré nunca de reclamar a los constructores que ya está bien de jugar a los trileros con los equipamientos. Quizás debieras leer esto:

Diez equipamientos que deberían ser obligatorios en todos los coches.

Artículo relacionado: El Fiat Punto Young llega a España

2 comentarios

  1. Muchísimas gracias, caballero. Se agradece y es de enorme utilidad para los redactores saber qué piensan los lectores, qué buscan, qué les interesa. Ya sea una valoración positiva o negativa, las opiniones hacen que nuestro trabajo se más efectivo día a día.

    Un saludo y hasta pronto!
    alex

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *