Acura NSX II Concept 2013, de otro planeta


Un año después de enseñar el primer concept del NSX, la división de lujo de Honda repite jugada en el mismo escenario, el Salón de Detroit. El que mostraron en el 2012 sólo podía verse por fuera y era un ejercicio de diseño. El nuevo NSX ya es un coche acabado y que contiene prácticamente todos los ingredientes para entrar en producción. Contempladlo e intentad no babear sobre la pantalla.

La evolución del concept ha llevado hacia un frontal más agresivo, proliferación de respiraderos y una reestructuración total del difusor trasero de fibra de carbono. Todas los retoques de carrocería son para evolucionar su comportamiento aerodinámico. Hay unas cuantas horas en túnel del viento invertidas aquí…

En la parrilla también hay componentes de fibra de carbono y la superficie de la chapa contiene menos aristas y presenta un aspecto más racional, un eufemismo para decir que se puede producir en serie sin elevar demasiado los costes de un diseño muy retorcido y henchido de pliegues.

Los de Acura tienen manga ancha con respecto a Honda, así que no se les condiciona demasiado a la hora de plantear sus proyectos. El NSX, en este sentido, fluye estéticamente en una dirección muy distinta a los coches de su propietario mayor. Tiene “actitud de supercar y feeling de high-tech”, en palabras de los relaciones públicas de Acura.


Lo han desarrollado en Estados Unidos, puesto que es su hábitat más natural desde siempre, y se fabricará la versión final en la planta de Ohio. Fecha del lanzamiento del cohete: 2015.

El sello de Honda

La única cosa en la que la marca madre ha influenciado es en el desarrollo de la impulsión. Esto sí que ofrece muchas pistas sobre los Honda que verán la luz los próximos cinco años. El NSX equipa un sistema híbrido. Lo compone un motor de gasolina V6 y tres motores eléctricos de apoyo. Con esto se convierte en un coupé de tracción integral al que llaman Sport Hybrid SH-AWD. Acura anticipa que las sensaciones y el rendimiento van a ser nunca vistas en el mundo de los sistemas de cuatro ruedas motrices.


Cada rueda delantera está impulsada por un motor eléctrico. El tercer bloque eléctrico es el que va unido al V6 y a la transmisión automática de doble embrague y, por ende, propulsa las ruedas traseras. Una única batería de ión-litio con recarga a través del sistema de frenado será la que alimente a los tres cinéticos eléctricos. Con tanta chispa encima, el coche podrá funcionar con cero emisiones como un tracción delantera en un rango de velocidades y distancia que aún no está especificado.

La última excelencia del NSX es un sofisticado control de par bilateral, que genera en cada rueda trasera una fuerza positiva o negativa durante las curvas.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *