Subaru Forester 2016: más silencio

Share on Facebook0Tweet about this on Twitter0Share on Google+0

subaru forester 2016 1
La cuarta versión del todoterreno de Subaru, con data del 2012, se refina en pocas cosas; al menos, pocas cosas que estén a la vista, salvando lámparas delanteras y traseras. El coche, dice Subaru, ha de constar como uno de esos vehículos que realmente sirven para desplazarse a sitios complicados.

En el Salón de Nueva York, Subaru está más pendiente de los Impreza y su armazón global, que, en un período de cinco o seis años, debería cambiar todas las caras de su portafolio. Hasta que no llegue ese momento para el Forester, a partir de abril del 2016 el coche incluye tapicerías de distintos colores, materiales en el salpicadero más blandos y agradecidos al tacto, y retoques muy leves de suspensión. Esto es lo que admite la propia marca.

Obsesión por minimizar el ruido

Lo que se está ensayando en el Forester 2016 y que se implementará en los otros Subaru de manera escalonada es el silencio del habitáculo. Cristales más gruesos y todo el bloque mecánico envuelto en un manto de gomas y espumas que retengan vibraciones y ruidos.

Motores ya conocidos

En España, y en el resto de Europa Central, los ingenios tampoco se remueven; ya cumplen con las normativas anticontaminantes actuales que, digámoslo así, son algo laxas.

Con estos términos, el Forester 2016 continúa con un motor de gasolina de dos litros y cuatro cilindros del tipo ‘boxer’, con potencia de 150 CV. La misma fuerza está en el diésel, que también cubica dos litros.

El más nervudo, un propulsor con unos pocos centímetros más de cilindrada pero que no llega a saltar la barrera de los 2.0L., se queda otra temporada más entre nosotros: son 241 CV.

subaru forester 2016 2
Los dos de gasolina son por mandato automáticos, con la tecnología que Subaru llama ‘Lineartronic’, y que parece que da mucho pisto decir que es algo lenta. Sinceramente, yo no la encuentro tan lenta ni me da la sensación de que deslustre ni al Forester ni al Levorg, que son los dos que la equipan en su última versión.

El diésel, que es el que más se pide por España, se combina con cambio de palanca manual y con automático. Prefiero el manual en cualquier circunstancia, pero no le pongo apóstrofes denigrantes al Lineartronic de Subaru.

La tracción integral y la dureza del coche le hacen uno de los mejores medios de transporte con cuatro ruedas en lugares de geografía y meteorología hostiles. Así de simple. Los precios respecto al Forester 2012 no varían en lo más mínimo. Altamente recomendable para usuarios de todoterreno.

Lo que le podemos pedir al próximo Forester

Al próximo Forester, que irá por la quinta generación, ya lo esperamos con cilindros desconectables en situaciones de poca demanda de potencia y con versión híbrida. Remarcar, otra vez, que Subaru no hace publicidad del GLP, cosa un tanto incomprensible para mí, pero que todos sus coches se pueden pedir con la adaptación de fábrica para el uso bimodal de combustibles.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *