BMW aclara que sus motores diésel no son tramposos

Share on Facebook0Tweet about this on Twitter0Share on Google+0

BMW Serie 7
Cuando he recibido la última nota de prensa de BMW, tengo que reconocer que no sabía por dónde iban a ir los tiros. Lo único que podía leer en la bandeja de entrada de mi correo era lo siguiente: “Declaración de BMW Group en relación al actual debate sobre los motores diésel”. ¿Querían hacer más sangre de lo ocurrido o querían echar un capote a sus vecinos de Volkswagen? Lo primero hubiera sido feo, y lo segundo extraño. Por eso no ha pasado ni una cosa ni la otra. Lo que han hecho ha sido despejar cualquier tipo de duda que pueda existir sobre la legalidad de sus motores diésel. Les preocupa que sus acciones estén cayendo mientras se comenta que el BMW X3 XDrive20d emite 11 veces más de lo que permite la regulación de la Unión Europea.

Niegan haber hecho lo mismo

Aseguran que sus sistemas de tratamiento de las emisiones de gases están activos rodando en el banco de pruebas y conduciendo por la carretera. No hay trampas. No manipulan ni falsifican las pruebas de emisiones como Volkswagen para cumplir con los requisitos legales de cada país.

Para confirmarlo, hacen alusión a un par de estudios del ICCT (International Council on Clean Transportation), una organización independiente sin ánimo de lucro que vela por el cumplimiento de la legislación a nivel de emisiones en todos los lugares del planeta. Por lo que dicen, el BMW X3 y otros 13 vehículos de la casa están cumpliendo con sus obligaciones en dicha materia.

BMW X5

Con ganas de contribuir a un mundo más limpio

El comunicado de prensa prosigue con un apartado en el que hablan sobre la importancia de cumplir con los objetivos de las emisiones de CO2. Europa no puede sobrepasar determinadas cotas en 2020, y para ello es muy importante que los modelos diésel estén a la altura de las circunstancias. Eso y continuar con la electrificación del parque automovilístico, algo a lo que ellos empiezan a contribuir con coches como el BMW i3 o el BMW i8.

BMW Group ha invertido mucho dinero en el programa EfficientDynamics y no va a aceptar comparaciones con Volkswagen. Los diésel representan el 38% de las ventas de BMW a nivel mundial, con un reparto desigual entre Europa y América. En el viejo continente los diésel representan un 80% de sus matriculaciones, mientras que en Estados Unidos el porcentaje es bastante pírrico: solo un 6%. Allí se vendieron unos 20.000 coches diésel en 2014.

Apoyan el nuevo ciclo de pruebas que está al caer

Para terminar, después de hacer referencia a la normativa Euro 6, BMW se muestra partidaria de acabar con la brecha que existe entre los resultados de las pruebas de consumo de combustible y emisiones y los resultados en la vida real. Por ello apoyan el nuevo ciclo de pruebas (WLTP) que está desarrollando la Unión Europea, así como la creación de un test que permite obtener resultados reales. A este tipo de emisiones ya se las empieza a conocer como “emisiones reales de conducción” o RDE (Real Driving Emissions).

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *